Cómo lograr una oficina eficiente

Desde hace tiempo sabemos que el recibo de la luz en España es muy alto. España según los datos de Eurostat es el cuarto país con la factura de luz más alta de Europa y en los últimos años el precio de la electricidad no hace más que aumentar, de hecho, con respecto al año 2003 ha subido en más de un 80% en base a los datos que calcula la Comisión Nacional de los Mercados de la Competencia (CNMC).

Cómo lograr una oficina eficienteCómo lograr una oficina eficiente
  • linkedin
  • google+

Ahorrar en la factura de la luz no solo favorecerá a la economía de nuestra empresa sino también al medio ambiente, por lo que es importante tomar una serie de medidas sencillas para reducir el coste de la luz. Te proponemos algunos consejos:

Encarga una auditoría energética

Si es posible y te lo puedes permitir, lo más aconsejable antes de iniciar cualquier actuación para ahorrar energía en tu oficina, es encargar una auditoría energética. Se trata de realizar un estudio que analice las posibilidades que existen de reducir la cantidad de energía consumida y aumentar el confort, la salubridad y la seguridad.

Es aconsejable que solicites diversos presupuestos para poder comparar y elegir el que se adapte mejor a lo que necesitas. No decidas en base al precio, valora todos los aspectos.

Cambia las bombillas

La iluminación es una parte muy importante de la factura eléctrica de una oficina, pero si la comparamos con otras partidas no es la que más dinero cuesta. Lo aconsejable en este sentido es sustituir las bombillas incandescentes por LED. Aunque éstas últimas son más caras, se trata de una inversión que merece la pena, ya que el LED puede durar hasta 50 veces más que una bombilla tradicional y casi 10 veces más que una de bajo consumo. Es decir, se puede alcanzar un ahorro de entre un 80 y un 90 % respecto a un sistema tradicional de iluminación.

Apaga y desenchufa lo que no vayas a usar

Parece obvio pero en las oficinas cuando nos marchamos a casa dejamos muchas cosas encendidas o enchufadas que, aunque no las estemos utilizando, consumen. No dejes enchufados cargadores de móviles o de ordenadores portátiles si no los vas a usar, para evitar que sigan gastando luz. Habrá cosas que no puedas desenchufar para no perder información, pero el resto valora si es necesario que esté enchufado.

Apaga las luces

Muchas veces nos vamos de la oficina y dejamos todas las luces encendidas. Debemos tener la precaución de apagar las luces que no necesitemos. Esta pequeña acción junto al uso de bombillas más eficientes facilitará el ahorro de energía.

Programa la calefacción y el aire acondicionado

A todos nos gusta que nuestra oficina sea un lugar confortable, y que esté caliente en invierno y fresca en verano, pero para ello no es necesario que la calefacción o el aire acondicionado estén encendidos todo el día, sino que se puede programar el termostato para que comience a enfriar o calentar cuando la temperatura alcance un límite.

Elige una buena orientación

A la hora de elegir una oficina para alquilar o comprar fíjate en la orientación, porque puede influir de forma muy importante en la energía que consumas en un futuro. Elige la orientación en la que más se pueda aprovechar la luz y el calor del sol.

Mejora los aislamientos

Es esencial que la oficina se encuentre bien aislada para que conserve una buena temperatura en todas las épocas del año. Coteja los aislamientos que tengas y si se pueden mejorar estudia de qué forma. De esa manera impedirás que el frio o el calor se escapen.

Con estos sencillos consejos puedes lograr ahorrar dinero y tener una oficina más eficiente energéticamente hablando, además de proteger el medioambiente.

 

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.