Cómo ganar dinero especulando con dominios web

Todo ordenador que esté conectado a Internet lleva aparejado un identificador de red que se denomina IP.

dominios internetCómo ganar dinero especulando con dominios web
  • linkedin
  • google+


La IP es un número un tanto largo que probablemente os habréis encontrado a la hora de configurar algún programa. Pues bien, el asunto es que éstos códigos son muy difíciles de recordar, y de ahí es que inventaran los dominios web, que son palabras seguidas de una extensión que sustituyen al número de marras y quedan mucho mejor para recordar. Por ejemplo el dominio de esta web sería Infocif.es, mientras que su IP sería 134.255.186.34.
 




Comerciar con dominios web


Estos dominios, en la mayor parte de los casos, pueden ser registrados por cualquier persona y su coste no es que sea muy elevado que digamos, pues por 7 euros al año ya podemos tener uno. El tema es que después se pueden vender por cifras mucho más elevadas. Para que os hagáis una idea, éstos pueden salir en venta por cientos, miles o incluso millones de euros, depende del caso.



¿Y por qué alguien iba a pagar semejantes cifras por un dominio? Existen diversas razones, aunque por regla general suele tenerse muy en cuenta que el nombre sea exacto con el servicio ofrecido (ej. Seguros.com), pues así el visitante recordará fácilmente la web y la utilizará como referencia. Aquí también influye otro aspecto, que es el denominado “Type in”, y que básicamente es la posibilidad de que alguien, sin conocer nuestra web, teclee su nombre en la barra de direcciones del navegador. Es decir, un buen dominio es recordable y atrae visitas.



Un dominio como el del ejemplo es un auténtico foco para millones de personas, y no sólo en España. Y si encima el dominio hace alusión a un término muy comercial en Internet su valor se incrementará (Por ejemplo valdrá más Seguros.com que Achicoria.com).
 




Las extensiones son vitales


A poco que hayáis navegado por la red os habréis dado cuenta de que existen múltiples extensiones para los dominios (.com, .es, .fr, etc.); y sí, a decir verdad existen muchísimas combinaciones posibles a la hora de registrar los dominios, pues extensiones existen a montón.
 



  • Para empezar cada país tiene la suya propia, siendo para España el .es, para Francia el .fr o para China el .cn. A estos dominios se les denomina “dominios territoriales”, y existen más de 200. Y ello sin contar con que cada país puede sacar subdominios como el .com.es, .org.es y demás.
     

  • Y por otra parte nos encontramos con los genéricos, como el .com, el .net, el .org, el .info, etc.; o los que están asignados a empresas que los han sacado al mercado, ofreciendo  extensiones de lo más diversas (.aero, .sext, .club, .paris, etc.).


Hay cientos de extensiones posibles para los dominios web, y a la hora de venderlos no tienen todos el mismo valor. Para que os hagáis una idea, los más cotizados son los .com, pero cada vez resulta más complicado encontrar buenas combinaciones que estén libres. Los .net también se cotizan bien. Incluso también suelen tener buen mercado los .org, los .info y los .tv, además de algunos dominios territoriales como los .es.
 




Claves para identificar un buen dominio


Si tenemos en cuenta que hay cientos de extensiones al final pueden darse millones de posibles combinaciones a la hora de registrar los dominios y comerciar con ellos. No obstante ahí van algunos consejos a la hora de fijarse en unos u otros:



1.Primero de todo debemos tener el término bien escrito, pues no tendrá el mismo valor Subastas.com que Suvastas.com. Si bien puede parecer ridículo existirá gente que ponga en su navegador la versión con “v”, así que podría existir un tráfico potencial por esa parte. Pero para comerciar, que es lo que nos interesa, su valor es muy bajo.



2.Por otra parte hay que evitar palabras compuestas, pues ello, en la mayor parte de los casos, devaluará el precio (ej. Cochesbaratos.com en vez de Coches.com). Ahora bien, no siempre es posible, por lo que es muy frecuente encontrarse con combinaciones, que si bien pueden tener algo menos de valor, podrán mantener un precio interesante. Por ejemplo un dominio como Vuelosbaratos.com tiene mucho potencial.



3.También deben evitarse los números, pues no serán fáciles de recordar, y encima al hacerlo quedará la duda de si era con números o letras.



4.Hay que evitar utilizar marcas comerciales sobre las cuales no tengamos control, podemos meternos en líos si nuestra idea es comerciar con esos nombres.



5.De ser posible hay que evitar los guiones, las tildes y la letra ñ (sí, pueden registrarse). La gente no suele escribir de esta manera en Internet. Hay excepciones como España.com, pero no es lo habitual.



6.Los topónimos se cotizan bien. Por ejemplo un dominio como Madrid.com (sólo el nombre), podría estar costando entre 2 y 5 millones de euros, en cambio un Abendujodearriba.com costará a lo sumo 50 euros. Cuanto más importante sea el lugar más valdrá, y si además se trata de una capital que se escribe de igual manera independientemente del idioma que manejéis, pues mejor que mejor.



7.Los idiomas también pueden influir mucho. Por ejemplo los dominios escritos en inglés se cotizan mejor que los escritos en español. Cuestión de público objetivo, de ahí que Football.com tenga más valor que Futbol.com. (Eso sí, ambos casos son excepcionalmente buenos).
 




Cómo vender los dominios web


Si os habéis hecho con una cartera de dominios y os interesaría ir vendiéndolos existen diversas maneras.
 



  • La primera de ellas, y quizá la más rentable, sería ofreciendo el dominio directamente a una empresa que pueda estar interesada. Por ejemplo a Telefónica podría interesarle un dominio como Fibraoptica.com (¿a quién no? …).
     

  • Otra posibilidad sería anunciar en venta el dominio en foros especializados, donde se realizan transacciones de este tipo. Un ejemplo sería Demene.com
     

  • También hay otra opción muy utilizada, que son las empresas que hacen de intermediarias, siendo el caso más conocido el de SEDO. Ellos se llevan una comisión, y a cambio garantizan a ambas partes que no habrá problemas a la hora de hacer el cambio de titularidad o la transferencia del dinero.
     

  • Además de las expuestas, también hay otras opciones, aunque menos empleadas. Por ejemplo ahí estaría ebay, donde suelen verse dominios o mismamente los portales de compraventa.
Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.