¿Cómo funciona el trabajo por proyectos en una empresa?

Cada vez hay más empresas en las que se apuesta por el trabajo sin jefes y por proyectos, de forma que cada empleado asuma la responsabilidad de su trabajo y se implique en los proyectos en los que participa.

¿Cómo funciona el trabajo por proyectos en una empresa?¿Cómo funciona el trabajo por proyectos en una empresa?
  • linkedin
  • google+

Es decir, en lugar de dar prioridad a áreas funcionales de la empresa (ventas, marketing, recursos humanos, área financiera etc.), se da prioridad a proyectos en los que pueden trabajar personas de distintas áreas aportando sus conocimientos y habilidades.

El trabajo por proyecto supone dar más importancia a los directores de proyecto sobre los directores de áreas funcionales, a la vez que se trabaja sobre objetivos más concretos, en lugar de realizar trabajos más automáticos y recurrentes del día a día. Por ese motivo, el trabajo por proyectos requiere de grandes dosis de creatividad y motivación.

Trabajo por proyectos: un proceso medido desde el inicio

El trabajo por proyectos implica una muy buena planificación inicial, por lo que antes de comenzar a trabajar, piensa muy bien qué recursos necesitas, los plazos con los que cuentas, el objetivo y con esas bases diseña tu planificación. Un ejemplo de proceso para gestionar un proyecto, sería el siguiente:

1.- Define objetivos, hitos y acciones

Lo más importante es fijarse el objetivo del proyecto para que podamos posteriormente medir la progresión hacia ese objetivo. Además, es necesario establecer hitos que se deberán ir cumpliendo y acciones a realizar para alcanzar el objetivo. El objetivo y los hitos tendrán un plazo determinado para realizarse.

Otro aspecto esencial para definir objetivos es saber qué recursos materiales y humanos necesitamos para el proyecto. Analiza qué necesitas y en qué medida, para poder gestionar la obtención de cada recurso.

2.- Define un líder

Aunque las decisiones relativas al proyecto es aconsejable que se tomen por el equipo que lo gestiona, también es aconsejable que exista un líder que dirija las acciones del equipo y motive a todos sus integrantes para el logro del objetivo común.

3.- Asigna tareas a cada miembro del equipo

Una vez que tenemos una planificación con un objetivo claro y hemos definido los recursos que necesitaremos, es el momento de asignar tareas a cada miembro del equipo que va a gestionar el proyecto.

Para la asignación de tareas es fundamental conocer y potenciar las mejores habilidades de cada persona, de forma que pueda aportar al proyecto lo mejor de sí misma.

4.- Mide resultados y rectifica

A medida que avanza el proyecto, podremos cotejar si las metas establecidas y el objetivo son realistas,  o si es necesario modificar algo. Para ello, es indispensable poder medir los resultados y saber qué es lo que hay que cambiar y cómo hacerlo.

5.- Premia la consecución de objetivos

Para motivar al equipo que desarrolla el proyecto puedes establecer premios, pero es importante que el premio sea acorde con el volumen de trabajo que supone el proyecto. Si el trabajo requiere un esfuerzo muy importante y el premio es pequeño, lo que conseguirás serán trabajadores desmotivados.

 

 

 

 

 

 

 

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.