Cómo determinar el perfil idóneo para un directivo

Si bien por la cabeza de muchos pasa la idea de que ser directivo de una empresa es un chollo, nada más lejos de la realidad, pues si bien es un puesto que garantiza ciertas comodidades, no menos cierto es que por lo general lleva implícitas unas responsabilidades nada desdeñables; y de ahí que no cualquiera sirva para ocupar este tipo de puestos laborales.

La figura del directivo en la empresaCómo determinar el perfil idóneo para un directivo
  • linkedin
  • google+

¿Cómo determinar cuál es la persona idónea para ello? Pues habrá que tener muchas cosas en cuenta, por lo que vamos a ver las principales.

 

Rasgos comunes que deben tener todos los directivos

  • Liderazgo

Un directivo es un líder, y por ende debe tener la capacidad de motivar a su equipo y de tirar de él hacía delante. Tiene que tener la capacidad de generar confianza en sus empleados y de hacerles ver que su trabajo es una pieza clave en la empresa. Y como no podría ser de otra manera debe ser capaz de tomar las decisiones oportunas en los momentos más adecuados, gestionar su departamento con soltura y tratar a los trabajadores con respeto y diligencia.

Por cierto, también debe ser un referente en cuanto al modo de actuar, pues si no es capaz de tener una compostura adecuada después no tendrá derecho alguno a exigírselo a sus empleados.

  • Formación

No siempre es así, pero si en la inmensa mayoría de los casos, así que lo incluyo. La formación es una pieza clave para que un directivo pueda llevar a cabo su cometido, pues dependiendo de sus conocimientos será capaz de hacer determinados trabajos o no; además de que a la hora de dirigir a otros profesionales requerirá tener conocimientos de sus respectivos campos. Y que conste que no siempre se necesita para ello una formación universitaria, pues a día de hoy, con una instrucción técnica se pueden tener de sobra los conocimientos para dirigir un área de una pyme o directamente ésta.

  • Conocimientos actualizados

Es tan importante tener una buena base de conocimientos teóricos como de mantenerse constantemente en actualización, pues de ello dependerá que el directivo no se quede atrasado en cuanto a las nuevas tecnologías y métodos que van apareciendo en el mercado se refiere.

  • Experiencia

Ahora bien, desde lo que pone en los libros a lo que uno se encuentra en la realidad, puede haber un trecho considerable; así que se torna vital el hecho de que el directivo haya tenido ya un cierto rodaje que le haga conocedor de todos esos secretos y manías de la profesión y del sector. Cuanta más experiencia se tenga más garantías habrá para que estos profesionales se desempeñen mejor.

Si necesitáis contratar un profesional de alto perfil que haya desempeñado anteriormente funciones de administrador, consejero o directivo podréis hacer un seguimiento a través de los informes comerciales de Infocif; una buena vía mediante la cual podréis conocer el resultado de la gestión en la empresa de la que formaba parte.

Informes de empresas

 

  • Paciencia

La paciencia es la “madre del cordero”, ya que en muchas ocasiones, un directivo, hasta conseguir un cliente o hasta que un empleado comprenda bien qué es lo que desea, puede tener que pasar muchas experiencias desagradables o estresantes. Si sabe ser constante hasta lograr su objetivo tendrá muchas bazas para llegar a lo más alto y para aportar mucho a la empresa.

  • Sangre fría

En línea con el punto anterior habría que destacar la importancia de saber controlarse en los momentos más críticos, bien sea por las posibles situaciones de estrés, por una mala racha de resultados o ante un error de un empleado. Nunca debe perder la compostura y siempre debe ser capaz de reaccionar de manera adecuada bajo situaciones de estrés. Es importante que los directivos no se asusten con los peligros que derivan de gestionar una empresa.

  • Disponibilidad

Un directivo debe ser consciente de que en gran medida la empresa depende de él, por lo que siempre debe estar disponible para ésta. Y ojo, con ello no quiero decir que deba estar dispuesto a explotarse, sino que debe tener la disposición de actuar fuera de su horario si hay una urgencia o un imprevisto. Nunca se sabe qué puede pasar, así que hay que estar preparado para todo.

  • Lealtad

Los directivos, más allá de saber hacer bien su trabajo, deben tener un sentido de hermanamiento con la empresa; deben mantener en secreto los detalles de la misma, y si se tercia, deberían poner su hombro, junto con el del resto de la dirección, para sobrellevar los momentos de crisis.

  • Contactos

En el mundo de los negocios es muy importante que se tengan relaciones por aquí y por allá, pues nunca se sabe cuándo podrían ser de ayuda. De ahí que sea importante que a la hora de contratar a un directivo tengáis en cuenta su posible cartera de clientes o contactos. Eso sí, como es de esperar, si lo que os ofrece es jugoso para vuestro negocio, su remuneración tendrá que ser acorde.

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.