Cómo decidir el nombre de una startup

Éste es uno de los puntos que la gente suele tomar más a la ligera en el proceso constitutivo de una empresa, o en nuestro caso de una startup.

startupCómo decidir el nombre de una startup
  • linkedin
  • google+

El naming, que es como se conoce a la práctica de poner nombre a las empresas y a las cosas en general, es un punto clave que podrá determinar el futuro del proyecto.

Hay que pararse y plantear cuáles son las necesidades y objetivos del proyecto que se tiene entre manos, preguntándole a la gente acerca de su opinión y viendo mil parámetros diferentes para poder escoger la marca o denominación ideal. Y aun así nadie os garantizará que vaya a tener el enganche previsto, pues en el mundo del marketing no hay nada fijo; pero eso sí, iréis con más seguridad.

Pues bien, en el artículo de hoy me gustaría daros algunos consejos para que podáis escoger un nombre adecuado a vuestra empresa; espero que os sirva de ayuda.
 

  1. Nombre fácil de recordar

Éste es uno de los puntos vitales a la hora de decidirse por un nombre para la startup, pues si os pasáis de modernos podréis provocar que la gente no acabe de recordar cómo se llama vuestra empresa; y claro, como comprenderéis eso no es lo ideal. De ahí que haya que buscar nombres sencillos.
 

  1. Anglicismos y extranjerismos

Otra moda a la hora determinar el nombre de las startups es apostar por los extranjerismos, y especialmente por los anglicismos. ¿Es correcto poner un nombre en inglés a toda startup? Pues aquí las opiniones podrán ser muy diversas, pero a grandes rasgos os diré que os ayudará. Pero bueno, hay que reconocer que Internet está dominado por el inglés, siendo el español una lengua secundaria en la red, y encima viendo cómo dentro de nuestra propia cibercomunidad hispana se tiende a emplear términos en anglosajones para todo.
 

  1. Nombre neutral

Es muy posible que el modelo de negocio de ciertas startups cambie en el desarrollo del proyecto, pues en ocasiones sucede que una vez lanzados al mercado se debe reorientar el negocio. Y claro, si resulta que el nombre os ata a una determinada actividad tendréis muy poco margen de maniobra. Os pondré un ejemplo, que así se entenderá mejor.

Imaginad que creáis una startup dedicada a la reserva online de hoteles de lujo en Menorca con el nombre “iMenorcavip”, y que meses más tarde os dais cuenta de que éste mercado, acotándolo a la isla de Menorca, es muy escaso como para hacer negocio (plan de negocio...). Y claro, os planteáis la idea de crecer al resto de islas de Baleares o a toda España. El asunto es que con ese nombre lo tendréis complicado, pues habréis especificado demasiado y no habréis dejado margen de maniobra.

Uno de los mejores casos que os podría poner como ejemplo es el de Tuenti. Una empresa cuyo nombre significa realmente “Tu entidad”, y que como todos sabréis comenzó siendo una red social. Con el paso del tiempo tuvo que cambiar el modelo y adaptarse a las necesidades del mercado, convirtiéndose en un operador de telefonía móvil. Si se hubieran llamado RedsocialT no podrían haber conseguido adaptarse.
 

  1. Números

No es recomendable que coloquéis números en los nombres de las startups, pues puede darse el caso de que la gente se confunda no recordando qué número es el correcto o incluso pensando que éste se escribe con letras.
 

  1. Web

Es muy importante que escojáis un nombre para la startup que pueda encajar bien en el nombre de un dominio web. ¿Cómo? Pues siguiendo los siguientes patrones:

  • No debéis emplear guiones, eñes o tildes, pues si bien es posible registrar dominios con éstos caracteres, muchos fallarán al teclearlos.

  • De igual manera debéis utilizar el término exacto de la startup en el dominio, pues de otra manera la gente se confundirá y mandará tráfico a un lugar diferente. Por ejemplo, si vuestra startup se llama “AAA” no registréis un dominio que sea “iAAA”.

  • Registrad un .com, pues la gente, en caso de duda, irá a esa extensión. Y ya puestos procurad que estén disponibles el .net, el .org, el .info y el .es. Además, claro está de los geodominios de los países donde queráis entrar.
     

  1. Nombre fácil de escribir

En los puntos anteriores os comentaba la importancia de escoger términos legibles y fácilmente recordables, pues entre otras cosas tendrán que escribirse de manera sencilla. Si dais pie a que la marca pueda escribirse de otra manera os encontréis con que habrá personas que registren dominios con ligeras alteraciones a fin de robaros tráfico. Un ejemplo:

Imaginad que registráis un nombre de dominio para una startup que se llama Madrid-enlina (una caca de dominio, por cierto), y que va alguien y registra Madrid-en-linea.
 

  1. Problemas legales

Finalmente os diré que no os arriesguéis a variar un nombre registrado con tal de engañar a los potenciales clientes, pues os podréis encontrar con problemas legales.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.