¿Cómo debe ser un logotipo atractivo?

El logotipo como primer impacto El logo es la primera imagen que percibe el consumidor de una empresa. Por lo tanto,  se trata de un elemento claramente diferenciador y al cual debe prestarse mucha atención.

¿Cómo debe ser un logotipo atractivo?¿Cómo debe ser un logotipo atractivo?
  • linkedin
  • google+

Una parte importante de la imagen de marca que una persona se construirá en su mente dependerá de esta primera visualización. Si el primer impacto es negativo, difícilmente se interesará por los productos o servicios que la empresa ofrece. Puede parecer, a primera vista, absurdo, porque no tiene que haber una relación directa entre la calidad y el logotipo, que no deja de ser un dibujo. Sin embargo, en un contexto competitivo como el actual, donde hay la posibilidad de escoger entre tantas opciones, alguna forma de elección debe de haber. Y ésta es una de ellas. Si un logotipo no transmite una determinada imagen que guste, el cliente elegirá ir a otro lugar. De aquí, pues, que las empresas estudien hasta el más mínimo detalle de su logotipo.

¿Qué hay que tener en cuenta para confeccionar un buen logotipo?

Al diseñar la imagen, el resultado debe tener las siguientes características:

  • Debe de ser único e inconfundible: debe de ser totalmente diferenciable y debe aportar a la empresa una imagen tal que el consumidor, al verlo, enseguida lo asocie con la compañía. Es importante, pues, evitar inspirarse en logos de otras empresas, porque de forma inconsciente el resultado será parecido y creará confusión. 
  • Debe transmitir un determinado simbolismo o significado: hay quien cree que el logo es solamente una imagen y que no debe de transmitir nada, pero, se trata de un elemento clave en la comunicación. Cuando se comunica, se quiere transmitir alguna cosa. El logo debe de ser el reflejo de una determinada imagen que se quiere dar a conocer, el punto de partida a partir del cual el cliente va construyendo su emoción sobre la empresa.
  • Simplicidad: un logo no debe de ser complejo ni estar muy cargado. Es una imagen que debe impactar al momento. Por lo tanto, si se le añaden demasiados elementos pierde esta capacidad de sorprender en un primer momento porque el cliente será incapaz de recordar todos los detalles.
  • Atemporal: el logo es la imagen por la cual la empresa se dará a conocer. Por lo tanto, no se puede cambiar de forma radical, porque entonces el cliente no reconocerá la compañía en el logo. Al tener que durar durante un largo plazo de tiempo, la imagen debe de ser actual de forma que no “pase de moda” en el futuro.
  • Fácil de visualizar: debe de ser fácil de ver en todos los soportes. Por ejemplo, en televisión aparecen muchas empresas que se anuncian. Para poder ser reconocido entre tantos, el logo debe de ser fácil de ver y situarse en una posición preponderante.
  • Adaptabilidad: aunque un logo no puede cambiarse, sí se le pueden hacer determinados retoques para adaptarlo a tiempos más modernos o a los cambios de preferencia que muestren los consumidores. Sin cambiar el color ni la forma o estructura básica, sí se pueden realizar pequeños cambios en el formato. Para que ello sea posible, debe de ser fácil de poder manipular. En caso de ser un logo muy complejo, este punto es más difícil de conseguir. Por lo tanto, este aspecto se relaciona directamente con la simplicidad.
  • Debe captar la esencia de la empresa: la compañía quiere generar una emoción en el cliente. La primera forma para dirigirse a él e intentar crear este sentimiento es con el logo.
  • Debe poder ser visible en todos los elementos donde se publicita la empresa: la compañía se publicita en diferentes medios. No es lo mismo tener presencia en la calle que, por ejemplo, en Internet. Por lo tanto, hay que construir un logo que sea visible y que tenga fuerza tanto cuando se decide hacer publicidad por la red como mediante otros medios.
  • Que sea fácil de descargar: Internet es un canal por el cual cada vez se realiza una tarea más importante de publicidad. Si la empresa consigue generar una emoción en el cliente, éste podrá llegar a querer tener el logo de la empresa porque se le identifique con ella. Para ello, hay que dar la opción de poder descargar la imagen de forma rápida y segura.
  • Comprendido y aceptado por toda la organización: una empresa es el resultado de todos los elementos de su organización. Para ello, la imagen que se exteriorizará debe de ser compartida y aceptada por todos. Para que sea así, una opción es abrir un proceso de participación en el cual todos los componentes puedan expresar sus ideas. A partir de ellas, las personas encargadas en el departamento de marketing construyen la imagen. Aún así, una vez terminada, es importante dar el resultado y dar la opción de presentar diferentes propuestas (dentro de la idea general) para conseguir un resultado lo más vinculante posible.

¿Cuáles son los errores más comunes?

Hay logotipos que no enganchan ni crean ninguna emoción. Los errores más habituales son los siguientes:

  • Crear un logo demasiado complejo: hay quien aún cree que, a más complejidad, más espectacularidad y más impacto. Es un error, porque el consumidor no fijará su atención en algo que cueste de comprender o que esté muy sobrecargado.
  • Crear un logo que no vaya de acuerdo con la imagen que transmite la empresa: si la empresa quiere transmitir unos determinados valores pero la imagen que da a través del logo es diferente, se crea confusión y el público objetivo preferirá otra compañía que muestre una coherencia e ideas más claras.
  • No tener en cuenta los diferentes soportes: hay empresas que solamente consideran la ubicación del logo para los canales más tradicionales, pero no por los nuevos. Para éstos, que son tan o más importantes que los otros, el logo no se refleja correctamente o no se puede acabar de ver. 
Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.