Debe ser una sede virtual del negocio

Cómo crear una web corporativa de calidad

La web de la empresa es una sede virtual del negocio y, lo que es más importante, una parte de la empresa que abierta al público que utiliza Internet las 24 horas del día y los 365 días del año. 

Cómo crear una web corporativa de calidadCómo crear una web corporativa de calidad
  • linkedin
  • google+

La imagen de las oficinas y el aspecto general de la empresa son importantes para el negocio, entre los objetivos de tener una imagen fuerte están la proyección de esta imagen a los clientes y de todo lo que representa. El mundo digital es más ágil, más dinámico y, debería ser, además, más intuitivo, pero en ello también hay que tener el cuenta que debe mantenerse la imagen de la corporación.

El diseño, la navegabilidad, el aspecto y los objetivos por los que se tiene una web deben tenerse en cuenta en una web de empresa. ¿Cómo es posible conseguir una de calidad?

Pasos para conseguir una web corporativa de calidad
 

1. Elegir el tipo de página

Al pensar en página web de empresa casi parece una obligación hacerlo en forma de una tienda online, es decir, de ampliar el negocio con la venta online. Pero hay otros tipos de páginas corporativas que también funcionan  y que pueden ser más útiles y rentables para el negocio y para los clientes.

¿El objetivo es vender más? ¿Queremos una tarjeta de presentación virtual? ¿Buscamos un escaparate de nuestros proyectos? ¿Nos gustaría ser un punto de encuentro entre profesionales que podrían ser potenciales clientes con aquellos que lo son? ¿Nuestro reto es ofrecer un canal de comunicación por chat para los clientes?

Cada uno de estos objetivos se consigue con un tipo de página distinto y, por supuesto, antes de iniciara los pasos para la creación de la web corporativa es esencial valorar y fijar estos objetivos. De la definición de los objetivos se obtendrá el tipo de página necesario: una página de presentación, un blog, una tienda virtual, un foro…

2. Navegabilidad, la palabra clave

Ya está claro qué tipo de página será la que represente nuestro negocio online. Ahora hay que asegurarse de que además de cumplir con nuestros objetivos, los clientes que accedan a ella se sientan en un ambiente agradable y cómodo.

La forma de conseguirlo es hace que sea fácil navegar por la página y a través de los departamentos y secciones sea a media de los usuarios. Se suele apuntar a la sencillez como un factor clave en las webs corporativas, pero, en realidad, sería mejor apuntar hacia la intuición o, sea, en hacer que el cliente sienta que la empresa lo conoce.

Cuando el cliente es genérico, o no está muy familiarizado con internet, sí, lo sencillo es lo más fácil, pero, en ocasiones, los clientes tienen un nivel medio alto de programación, de web design… ¿Por qué “aburrirles” con una página demasiado sencilla?

El objetivo se tiene que definir, pero a los clientes target de la empresa ya se los ha identificado. Si se procura dar respuesta con el producto, los servicios y la atención de la empresa, también se debería responder a sus expectativas con nuestra página web.

3. Contenido útil

Parece obvio, pero visitando muchas páginas web de empresas, pequeñas y grandes, en realidad no lo debe ser… Una página web presenta a la empresa, es decir  que la representa todo lo que esta contiene: las imágenes, los contenidos y los textos.

Cuando un potencial cliente, un visitante o un comprador habitual de la empresa buscan información, datos de contacto, referencias… Deben encontrarlos.

Lógico, ¿no? Eso sí, no hay que asegurarse solamente de que estén ahí sino de que sean accesibles y claros para los usuarios. La combinación de colores del fondo y el texto, el tipo de carácter, los títulos… son pequeños detalles, pero marcan grandes diferencias.

4. Datos de contacto visibles

Para clientes potenciales, para clientes habituales, para problemas con la página, para sugerencias o consultas, para pedir presupuestos, ¡y hasta para mejorar la confianza de los clientes!

Son muchas las razones que se pueden apuntar para el sí a los datos de contacto de empresa y, sin embargo, aun son muchas las empresas que en su web los tienen “escondidos” entre otras informaciones.

Los visitantes pueden tardar un buen rato en encontrar una dirección de empresa o una dirección electrónica del servicio de atención al cliente, en demasiadas ocasiones, tras una búsqueda infructuosa, el potencial cliente abandona la web, y busca en la competencia…

5. La página web es una inversión

Páginas web de empresa desde 1€, páginas corporativas muy baratas y otros términos que implican presenta online sin gastar mucho dinero son fáciles de encontrar el internet, pero, una página web de calidad no es un producto económico.

El diseño, el tipo de contenido, los detalles, la navegabilidad y todo lo demás añaden calidad a la web, pero también aumentan el presupuesto que se debe invertir para conseguir el objetivo de tener una buena página web corporativa.

¿Es obligatorio contar con una web corporativa?

La mayor parte de expertos en marketing apuntan a que una empresa que no tiene web corporativa está condenada a desaparecer. Pero cada empresa es un ente con un funcionamiento propio, y no siempre tener presencia online es esencial para que el negocio funcione.

Del tipo de empresa, de sus objetivos, del tipo de clientes y de otros aspectos dependerá decidir si ahora es el momento para tener una web corporativa de calidad o si es un objetivo que se puede posponer para más adelante.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.