Constancia, esfuerzo y optimismo son claves para alcanzar los objetivos

Cómo crear una marca, lanzarla y hacerla exitosa

Siete de cada diez negocios no supera el año de vida, pero esto no debe desilusionar al emprendedor, quien debería fijarse en los tres que sí han tenido éxito, que “con toda seguridad no ha sido casual, sino la suma de la constancia, esfuerzo y optimismo", asegura Alberto Fernández, cofundador de Servitalent. 

Cómo crear una marca, lanzarla y hacerla exitosaUn desfile de Burberry en Londres. EFE
  • linkedin
  • google+


¿Cómo conseguir el éxito?



Tres conceptos básicos son los que debe tener en cuenta un emprendedor que se lanza a crear una empresa, señala el director de desarrollo de Servitalent, empresa especializada en la gestión de talento directivo.



Un emprendedor debe reflexionar sobre tres ideas fundamentales como son el posicionamiento de la marca, el control “absoluto” de lo que comunica la empresa al exterior y, una gran constancia, esfuerzo y optimismo.



En este sentido, Fernández indica que una marca “no se hace en un día, ni se trata sólo de crear un logotipo bonito y un nombre pegadizo” y, añade, que lo más importante es que “la imagen cale y quede en la mente de los clientes, para lo que se necesita tiempo".



Además debe cuestionarse ¿Cómo quieres que te vean?, ¿Qué quieres que digan de ti? o ¿Cuál deseas que sea la característica más valorada en el mercado por tus potenciales clientes? Teniendo en cuenta estos aspectos, “todo será más fácil y se evitarán muchos errores”.



En cuanto al control de las comunicaciones que llegan a los clientes, Alberto Fernández explica que los mensajes deben estar muy cuidados, para conseguir que “te identifiquen o hablen de ti, de una determinada manera”.



Pasos para crear un negocio



Todo emprendedor que decida crear su propia empresa, no debe olvidar una serie de consideraciones fundamentales para conseguir el éxito.



1-La idea de negocio debe ser viable. Para estar seguro de ello, nada tan sencillo como realizar un business plan, que vaya más allá de una simple proyección financiera, que recoja gastos e ingresos previstos. Si bien la planificación económico-financiera es muy importante para ver la viabilidad de un negocio, no es más “que un mal necesario”.



¿Qué, a quién, cómo y qué vamos a vender?, ¿cuáles son las fortalezas y debilidades del producto o servicio?, ¿dónde están las oportunidades y cuáles son las amenazas para nuestro negocio?, ¿qué nos hace diferentes a la competencia? y ¿quién es nuestra competencia?, son aspectos que todo emprendedor debe contemplar antes de ponerse a desarrollar su idea de negocio.



2-Más vale solo que mal acompañado. Fundamental seleccionar con quién “te vas a asociar” para poner en marcha la empresa. Alberto Fernández considera que más de cuatro personas en el equipo fundador, “son una multitud”, y es preciso firmar acuerdos entre los socios, para evitar “malentendidos en un futuro”.



"Hay que pararse a pensar que los inicios suelen ser siempre maravillosos como los matrimonios, pero con seguridad surgirán opiniones diferentes que pueden alterar las relaciones entre los socios, así como la buena marcha del negocio", señala este representante de Servitalent.



3-Hacerse visible en el mercado. Existen numerosos eventos de networking, redes sociales y foros sectoriales en los que una empresa puede participar y “que debemos aprovechar para hacernos visibles. Con ello, conseguiremos un buen posicionamiento de la marca", asegura Alberto Fernández.



A estos eventos acuden los clientes potenciales, por lo que es necesario estar presentes, conseguir que nos conozcan y nos identifiquen, lo que desembocará en más ventas.  



4-Constancia, esfuerzo y optimismo. Fernández considera que un emprendedor es “un corredor de fondo” y compara a una empresa con una maratón, para lo que declara que “cualquier persona que haya corrido una maratón, sabe que es una disciplina que requiere de muchas horas de entrenamiento, donde la constancia y el empeño, son fundamentales para alcanzar los objetivos”.



Esta empresa no es fácil y se requiere “dar el máximo para conseguirlo, para lo que el factor anímico es clave. No todos los días son buenos y no todo sale como uno lo planea, por lo que hay que ser muy positivo y recuperarse con rapidez”, remarca este empresario.