Es muy importante distinguir entre un hobbie y un negocio para salir adelante

Cómo convertir tu pasión en una empresa rentable

Convertir su pasión o hobbie en un negocio rentable y triunfar es el deseo que persiguen la mayoría de los emprendedores. Pero no siempre es posible si no se valoran determinados aspectos, que serán los responsables de que el proyecto sea un éxito o un fracaso, asegura a infocif, Isabel Anthony, directora de Se Ese Uno.

Cómo convertir tu pasión en una empresa rentableCómo convertir tu pasión en una empresa rentable
  • linkedin
  • google+

Los cuatro pilares de un negocio rentable

En un negocio hay cuatro grandes pilares a tener en cuenta, que bien combinados, pueden llevarnos a obtener un margen de beneficios “que nos permita salir adelante y tener éxito en nuestro proyecto”:

1-Libertad: Muchas personas se lanzan a emprender o se hacen autónomos para tener libertad de decidir. “Yo decido qué, con quién o cómo hacer” y tener la sensación de sentirse sus propios jefes, señala Isabel Anthony.

2-La satisfacción personal que proporciona hacer las cosas de la forma que a uno le gusta. Muchos emprendedores basan la idea de negocio de sus empresas en desarrollar un producto o servicio “que es su pasión, porque le gusta y desea ahondar en ello”.

3-Ingresos. Para que un negocio sea rentable debe decantarse el equilibrio entre gastos e ingresos por el lado de los ingresos.

4-Contribución. Empezar un negocio para solucionar una necesidad o un problema que existe en el mercado, para que mis clientes den un paso adelante y encuentren satisfechas sus expectativas nos da la sensación de que lo que hacemos tienen un impacto positivo.   

Hobbie versus negocio

Muchos emprendedores se lanzan a convertir su pasión en una empresa y, “no se paran a pensar en la distinción que existe entre un hobbie o pasión y un negocio. Aunque tienen puntos en común, hay ciertas peculiaridades que los diferencian”.

El hobbie nos da libertad y satisfacción, pero no nos proporciona ingresos. Esta es la diferencia principal entre ambos. En muchas ocasiones cuando “tu trabajo es tu pasión, se anteponen ambos conceptos y se produce la situación en la que sólo sale dinero del bolsillo”, informa Anthony.

En esta situación, el empresario debe hacer gastos e inversiones y tomar las decisiones oportunas para generar beneficios y “no sólo pérdidas”. “El dinero sale del bolsillo en un hobbie, pero en un negocio, a final de mes, el dinero debe entrar en el bolsillo”, insiste Isabel Anthony.

El segundo aspecto fundamental en un negocio, es que “para tener dinero en el bolsillo” tiene que haber una contribución, un valor añadido, porque esta es la razón por la que “los clientes se interesan por nuestros productos y nos pagan por ellos”. Con ello, se consiguen satisfacer sus necesidades, se les ayuda, se les aporta valor y soluciones. “Cuanto más valor ofrecemos a los clientes, más ingresos tendremos, al ser la contribución, el origen de los ingresos”.

No hay que olvidar, recuerda Isabel Anthony, que un negocio no debe estar satisfecho sólo el empresario. El objetivo último es “que los clientes también estén satisfechos”.

Claves para convertir tu pasión en un negocio rentable

1-Definir al cliente al que deseo llegar para que se ilusione y emocione al comprar los productos o servicios de la empresa. Es recomendable hacerse la pregunta: ¿A quién le puede interesar mi idea?

2-Estudiar y determinar con detenimiento cuáles son los beneficios que el cliente consigue al adquirir los artículos que se le ofrecen. ¿Realmente, soluciona las necesidades de los consumidores?

3-Observar el mercado y los productos, así como tantear cuál sería el precio que el consumidor estaría dispuesto a pagar por ellos.

4-Buscar la especialización, que es lo que nos diferenciará de la competencia y ofrecer algo distinto.

5- Apuntar todos los recursos y esfuerzos en una sola dirección para conseguir el objetivo.

6- No dejar para mañana, para cuando se tenga tiempo, las ideas valiosas. Comenzar a brillar y expresar el proyecto, compaginándolos con otros “quehaceres diarios”.