Qué hacer y qué evitar para ser un emprendedor de éxito en el mundo de la franquicia

Cómo convertir la franquicia en tu forma de vida

La ilusión de las personas que deciden montar un negocio bajo el modelo de franquicia es que el proyecto se convierta en un negocio para toda la vida, pero para conseguirlo es necesario evitar distintos aspectos que pueden llevar a un ‘inevitable’ fracaso de la empresa, explica a infocif Irene Moscardó, especialista en franquicias en Shop explosión.

Convierte una franquicia en el negocio de tu vida"No dejarse llevar por las modas, las tendencias cambian"
  • linkedin
  • google+

Cuando se abre una franquicia existen matices a vigilar y tener en cuenta, antes de tomar la decisión de montar el negocio y durante el ‘día a día’, para evitar tener que cerrar la empresa a los pocos años de comenzar su andadura.

Por esa razón, Irene Moscardó ha hecho un análisis para infocif en el que distingue las cosas “que debe hacer” el emprendedor o nuevo empresario y las que “no debe hacer”.  

Qué debes hacer

1-Elegir la franquicia que más se adapte a los gustos, habilidades y condiciones personales del futuro empresario. “Ocupar tu vida en algo que no permite que las personas se sientan realizadas, llevará con toda probabilidad al fracaso del negocio”, afirma la asesora de franquicias.

2-Estar informado de la actualidad económica en los medios de comunicación es una “excelente medida” para conseguir el éxito en la empresa. Irene Moscardó recomienda estar muy pendiente de los cambios que puedan producirse y de la legislación vigente.  

3-Comprobar las marcas en el Registro de Franquiciadores y en la Oficina de Patentes como una garantía de que la empresa elegida cumple con todas las condiciones legales para “no llevarse sorpresas”. Es conveniente, también, consultar foros en Internet en los que se comentan aspectos muy interesantes sobre las diferentes franquicias.

4-Visitar los negocios abiertos y comentar con los franquiciados los ‘pros’ y los ‘contras’. “La experiencia es la madre de la ciencia”.

5-Observar si en las franquicias abiertas elegidas se mantiene la limpieza, abren en sus horarios o si el local está descuidado. Estos aspectos, servirán al futuro empresario para “cerciorarse de si la cadena no se preocupa por sus socios o mantiene una relación continua y estable con ellos”.

6-Calcular la inversión inicial “siendo realistas” para tener un “fondo de maniobra”. Las empresas no nacen vendiendo, por lo que es necesario poder mantenerse durante los meses de adaptación al mercado y a los clientes.   

7- Pedir consejo y asesoramiento a profesionales en la revisión del contrato, comprobaciones de la viabilidad de las empresas, o recomendaciones de especialistas.

8-Preguntar y preguntar, tanto al franquiciador como a los franquiciados. “No debe quedar duda alguna, antes de tomar la decisión”.

Qué no hacer
 

  • Abrir una franquicia basándose en un negocio que está de moda. Constituye una decisión “peligrosa”, dado que las tendencias cambian con mucha rapidez y “el negocio se quedará descolgado cuando cambien los gustos de los consumidores”.
     
  • Elegir ubicaciones inadecuadas o locales baratos. “A veces es mejor pagar un poco más de alquiler”. Hay que estudiar con detenimiento la vida diaria del barrio en el que se abre el negocio. Es recomendable hacer encuestas y averiguar los negocios que hubo antes en el local elegido y por qué fracasaron.
     
  • No planificar las necesidades de personal antes de abrir la franquicia. Delegar, sin abandonar. El propietario no puede pasar las 24 horas del día en la empresa, pues eso “acabará con la ilusión y con su vida”.
     
  • No estar pendiente y llevar al día la contabilidad. Diariamente, se deben analizar las ventas, los ingresos y la aceptación de los clientes.

  • Olvidarse de la fuerza de las redes sociales, guías de turismo, sistemas de geolocalización, posicionamiento en buscadores o redes sectoriales. Un blog del negocio es muy interesante porque aporta contenidos de valor relacionados con el negocio que atraen a los consumidores.
     
  • No hacer caso a las condiciones que establece el franquiciador. Este modelo de negocio está testado y es garantía de éxito “si se siguen los consejos de la cadena”. A modo de ejemplo, MacDonald's pesa cada uno de los ingredientes de sus productos. “Si varías las cantidades o los productos la franquicia pierde dinero”. No es recomendable innovar en este modelo de negocio y si se hacen mejoras, “lo mejor es comunicarlo a la central y comentarlo”.
     
  • No estudiar y seguir a la competencia.
     
  • Abrir una franquicia y convertirse en ‘meros dependientes’. Es necesario tener una actitud proactiva, curiosa, presentar los productos, hacer ofertas, premiar a los clientes, mantener la tienda limpia, los escaparates  atractivos y originales, donde los cambios se produzcan a menudo, para mantener en el cliente “la chispa de que me van a ofrecer hoy”.

  • No pedir y comprobar con detenimiento el dossier de la cuenta de explotación proporcionado por la cadena de franquicias. Fijarse en los productos necesarios, su precio, los sueldos de los empleados, el consumo eléctrico de la maquinaria necesaria, la cual es recomendable adquirirla por leasing o renting. Tampoco habría que olvidar la investigación de los gastos e ingresos que tienen otras franquicias.