Cómo contratar un buen alojamiento web para vuestra empresa – Parte I

A la hora de lanzar vuestra empresa en Internet debéis tener varios aspectos en cuenta para tener un éxito mayor.

Alojamiento webCómo contratar un buen alojamiento web para vuestra empresa – Parte I
  • linkedin
  • google+

Primero de todo os debéis asegurar de que el sitio web está con la información adecuada, con las fotografías bien colocadas y con una redacción dirigida a las ventas; después deberéis aseguraros de que el diseño es intuitivo, acogedor y elegante; más tarde vendrá el momento en el que tendréis que emprender una campaña de marketing online, dando una especial importancia al SEO y al SEM. Ahora bien, hay una cosa que no he mencionado en el listado y que resulta clave, especialmente si tenéis un sitio masivo o donde los usuarios vayan a descargar archivos pesados, me refiero al alojamiento web.

¿Qué es el alojamiento web?

Básicamente es el espacio del disco duro de un servidor web donde se ubicarán los archivos de vuestra página. ¿Y qué es un servidor web? Es un ordenador de grandes prestaciones que está conectado 24h a Internet y que está especializado en alojar páginas web para que todo el mundo pueda acceder a través de sus navegadores. Este tipo de servicios prácticamente siempre son ofrecidos por empresas especializadas, que como os podréis imaginar no tienen en el mercado productos con las mismas características, pues varían.

¿Por qué la importancia de escoger un alojamiento web adecuado?

El alojamiento web puede tener características muy dispares, que harán que se adecuen a vuestras necesidades o no. Por ejemplo, si tenéis una empresa dedicada a la venta de imágenes aportadas por fotógrafos independientes, necesitaréis tener mucho espacio en el disco duro. Y claro está que como son archivos pesados necesitaréis un volumen de transferencia adecuado, pues de otra manera os podríais encontrar con que el servicio de la web se encuentre caído a la mínima de cambio. También importará mucho el procesador, la memoria del servidor y la tecnología del disco duro empleado, pues dependiendo de éstos la información solicitada por el usuario podrá tardar más o menos tiempo en ser servida, y especialmente cuando se deban hacer cálculos matemáticos en la parte del ordenador. Si, cálculos matemáticos, pues tened en cuenta que todo lo que sucede en la red al final el servidor lo interpreta como una secuencia de números binarios que deberán combinarse a la velocidad del rayo. Por ejemplo, el mero hecho de comprimir un archivo en el servidor (se puede hacer mediante programación) hará que la CPU tenga que trabajar más, y por ende otras operaciones se ralentizarán. Ésto, contándolo en miles de visitas, puede derivar en un problema.

Principales detalles a tener en cuenta a la hora de escoger un alojamiento web

1. PHP/MySQL

A la hora de escoger el alojamiento web suelen dar la opción entre Windows y Linux. Aquí debéis tener en cuenta que no se refieren de ningún modo al sistema operativo que podáis tener vosotros en el ordenador, sino al que habrá en el servidor web. La mayor parte de los servidores web del mundo funcionan a base de Linux, pues además de ser más seguro os ofrece la posibilidad de instalar páginas y aplicaciones prediseñadas en PHP y MySQL (gestores de contenidos, CMS), los dos lenguajes de programación en los que encontraréis la mayor parte del material circulante en Internet. Para que os hagáis una idea la mayor parte de los blogs, foros, tiendas online, redes sociales y demás están desarrolladas con esta tecnología.

2. Espacio en disco

No os dejéis deslumbrar por ofertas que os indican un espacio en disco ilimitado o cantidades enormes, pues puede darse el caso de que no necesitéis tanto. Si por ejemplo tenéis el sitio web de imágenes de fotografías del que os hablaba antes quizá sí podría interesaros, pero si en cambio vuestro negocio es una tienda online, donde la cantidad de archivos es escasa, no requeriréis volúmenes enormes. En este caso calculad cuanto pesan los archivos de vuestra página y estimad que necesitaréis el triple de espacio (en un futuro subiréis más imágenes, quizá vídeos, puede que pongáis un blog y/o un foro, etc.).

Además, en caso de quedaros cortos a futuro veréis que no hay mayor problema en comprar algo más de espacio (o no debería).

3. Transferencia

Cuando un usuario visita vuestra web lo que realmente está haciendo es descargarse los archivos de vuestro sitio para que el navegador los ejecute y los muestre. Y claro, si tenéis muchos usuarios y archivos muy pesados os estaréis encontrado con un flujo de datos Servidor-PC muy elevado. A ésta relación se le denomina transferencia de datos, y se indica por etapas temporales de 30 días. Vamos, que a la hora de contratarlo os indicarán algo como 100 gb/mes.

Como en el caso anterior os tratarán de endulzar el oído con cifras enormes, pero debéis ser conscientes de vuestras necesidades reales. Para que las podáis calcular estimad cuál es el peso medio de un archivo de vuestra web en kb (incluidas fotografías, vídeos, aplicaciones y demás), multiplicadlo por 5 (digamos que cada visitante ve 5 páginas diferentes del sitio) y multiplicadlo nuevamente por el número de visitas que estimáis de máximo al mes. ¿Ya? Pues ahora multiplicadlo por dos (margen de seguridad). Ahora dividid el resultado por 1.000 y tendréis una orientación a groso modo de la tasa de trasferencia de datos que podéis requerir (en mb). Aquí no he tenido en cuenta los datos que ya han quedado en la caché.

Ya os adelanto que si tenéis un blog necesitaréis poco, mientras que si tenéis un portal de descarga de archivos sí que tendréis que ver al detalle este punto.

Con estos puntos os podréis hacer a la idea de si el alojamiento web que tenéis en mente merece la pena. En los siguientes días publicaremos una segunda parte con detalles más precisos.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.