¿Cómo conseguir unas Relaciones Públicas de calidad?

La importancia de las Relaciones Púbicas Las Relaciones Públicas son básicas en toda actividad empresarial. A más contactos a todos los niveles (proveedores, trabajadores, clientes…), más probabilidades de encontrar aquellos perfiles que se buscan y que dotan de mayor productividad o más ingresos a la empresa. 

conseguir unas Relaciones Públicas de calidad¿Cómo conseguir unas Relaciones Públicas de calidad?
  • linkedin
  • google+

Por lo tanto, para toda compañía es básico trabajar estas Relaciones Públicas, especialmente las pequeñas y medianas y los autónomos. Sin tantos recursos como las más grandes para darse a conocer, el hecho de conocer a personas ubicadas en determinados lugares o sectores dota de una serie de oportunidades y puede abrir unas puertas que, en un principio, podrían parecer cerradas.

¿Cómo conseguir unas Relaciones Públicas fructíferas?

A continuación, se expondrán una serie de consejos para poder forjar unas relaciones públicas potentes y que sirvan a la empresa para crecer en su negocio:

  • Buscar aquellas personas o empresas que se consideran prescriptoras en el sector: cada sector tiene una serie de personas que se consideran referentes, hasta el punto que muchos clientes determinan su decisión de compra según lo que éstos expongan. Por lo tanto, el objetivo de la empresa debe de ser conseguir que se habla bien de ella para atraer a estos clientes que se fían de este prescriptor. En caso que de recibir una opinión negativa, enseguida concertar una reunión con la persona e intentar que suavice su postura y cambie de opinión.
  • Planificar las actividades a realizar: hay que anotar de forma detallada todas aquellas visitas o contactos que se tienen previstos. Antes de ir, es imprescindible informarse sobre cuáles son aquellos puntos que más valoran para, en el encuentro, ponerlos en valor.
  • Organizar eventos, charlas o actividades para atraer la atención: es una forma de tomar la iniciativa y mostrar a aquellos interesados que la compañía tiene iniciativa y vigor. Es el momento ideal de invitar a los prescriptores antes comentados. Evidentemente, el trato que recibirán tiene que ser exquisito.
  • Participar en las ferias del sector: las ferias son lugares donde todos los profesionales del sector se reúnen y muestran todos sus productos o servicios. A la vez, van allí aquellos clientes interesados en lo que se ofrece. Pero no cualquier tipo de cliente, sino aquellos que realmente o viven de aquello o muestran mucho interés. Por lo tanto, se trata de una franja de público objetivo que, en caso de poder formar parte de los clientes de la empresa, suele tener un alto grado de fidelización.
  • Adherirse a colegios profesionales o asociaciones del sector: los colegios profesionales agrupan a todas aquellas empresas o autónomos de un determinado ámbito. De forma periódica, tanto en la web como en revistas que puedan publicar, muestran las novedades del sector. Además, es un lugar ideal para conocer la competencia y, a la vez, otras compañías que tienen relación con la actividad que desarrolla la compañía.
  • Patrocinar algún evento o equipo que tenga una alta vinculación con la zona: aquellos negocios que se centren en un ámbito geográfico muy concreto, una opción para darse a conocer es patrocinar algún evento o institución que goce de reconocimiento en la zona. Hay que tener en cuenta, pero, que acostumbra a ser una opción bastante cara, por lo que hay que afinar si realmente habrá el retorno esperado.
  • Enviar a los medios de comunicación notificaciones sobre las actividades de la empresa: no hay que menospreciar a ningún medio, por muy pequeño que sea. O cuesta nada tener un modelo de nota de prensa y enviarla a todos los medios que emiten o se publican en los lugares donde se quiere lanzar el producto. Aunque no haya suerte, no hay que rendirse y vale la pena ir enviando porque, en caso que en algún momento se consiga despertar su interés, es una publicidad gratuita que puede llegar a mucha gente.
  • Mostrar atención hacia el interlocutor en todo momento: cuando se tiene el encuentro con la otra persona o representante de la empresa, hay que mostrar respeto e interés en lo que se está escuchando. Para probarlo, es importante hacer preguntas o aclaraciones de algún punto para demostrar que se está siguiendo con atención las explicaciones recibidas.
  • No querer terminar el contacto o cerrar el trato demasiado deprisa: las prisas son malas consejeras en las relaciones sociales. Hay quien le gusta mucho extenderse en sus explicaciones, hasta mostrando datos que pueden parecer irrelevantes. Igualmente, hay que aguantar y no querer acabar la conversación antes que la otra persona haya mostrado todo lo que tenía previsto decir.
  • Incorporar un apartado de agradecimientos en las actividades que se desempeñen: es la forma de mostrar gratitud y que se ha tenido en cuenta el esfuerzo de otros.
  • No exagerar la realidad ni mentir: hay quien, para cerrar un determinado trato o relación, exagera las cualidades que se ofrecen. Es absurdo, porque en el primer momento que haya el intercambio ya se mostrará que no es verdad. Además, es una mala imagen que se puede extender entre el sector
  • Tener amplia presencia en las redes sociales: hay que mantener un contacto estrecho con toda la red de contactos y conocer cuáles son las novedades que se producen alrededor. Para ello, nada mejor que las redes sociales para ir preguntando aquello que se quiere conocer o publicar las novedades.

¿Cuáles son las equivocaciones más frecuentes?

En términos de Relaciones Públicas, cuando se llevan a cabo estrategias inadecuadas, suele ser por alguno de los siguientes motivos:

  • Incapacidad para explicar los valores de la empresa, qué ofrece y cuáles son sus objetivos: la empresa debe tener muy claros cuáles son los valores que quiere transmitir y con qué imagen quiere ser vinculada. En caso contrario, se crea confusión y no se llega al público esperado.
  • No realizar un seguimiento y mantenimiento de los contactos conseguidos: toda persona o grupo tiene multitud de contactos. Por lo tanto, es muy complicado que siempre los tenga a todos presentes. Por este motivo, hay que mantener el contacto de una forma periódica con ellos.
  • Dirigirse a la persona de una forma inadecuada: cada persona prefiere ser tratada de una forma concreta, según el sector donde se opere. Hay que conocer los modales y procedimientos más adecuados para no cometer errores en el momento de la conversación.
  • No tener actualizada la web o las redes sociales: no solamente basta con tener presencia en la red, hay que estar, de forma constante, actualizando el perfil y manteniendo el feedback con los seguidores.

Dirigirse a las personas o empresas equivocadas: se identifican de forma errónea los creadores de opinión y se gasta mucho tiempo y esfuerzo en personas que realmente no son reconocidas. 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.