Cómo aumentar tu productividad si trabajas en casa

Trabajar desde casa se puede ver como algo idílico, pero no lo es, todo lo contrario, es complicado porque hay muchas formas de distraerse, porque es difícil tener una rutina y porque requiere mucha fuerza de voluntad.

Cómo aumentar tu productividad si trabajas en casaCómo aumentar tu productividad si trabajas en casa
  • linkedin
  • google+

Si has decidido trabajar desde casa es importante que veas la situación con perspectiva, tendrás ventajas como organizarte el tiempo en función de tus necesidades, pero también tendrás diversas desventajas que afectarán a tu productividad. Para evitar las desventajas te proponemos algunos consejos sencillos:

Separa tu zona de trabajo del resto de la casa

Siempre que sea posible, en función del espacio que tienes en casa, es importante que exista una separación entre el espacio en el que trabajas y el resto de tu casa. Si puedes, reserva un espacio para tener tu ordenador, impresora y tu documentación separado del resto. De esta forma lograrás ser más productivo, trabajar con mayor concentración y evitar las distracciones.

Planifica tu tiempo

Si trabajas estableciéndote objetivos a cumplir (semanales, mensuales o incluso anuales) podrás planificar las tareas para alcanzarlos. Cada semana prepara una tabla con lo que vas a hacer cada día y a la hora en la que lo vas a hacer. Considera todas las actividades tanto personales como profesionales y el mejor momento para hacerlas.

Mantén el orden

El desorden en nuestro lugar de trabajo es algo que nos hace perder mucho tiempo y que afecta directamente a la productividad. Dedica el tiempo que sea necesario para ordenar, archivar y sigue siempre el mismo sistema para poder encontrar los documentos y no perder tiempo.

Evita distracciones

En casa tenemos muchas distracciones alrededor que afectan a nuestro nivel de productividad: los mensajes de whatsapp, la televisión, la música, los mensajes de correo electrónico y así un largo etcétera.  

Para evitar todas estas distracciones podemos establecer en nuestra planificación semanal un momento al día para atender el móvil, mirar mensajes o devolver llamadas y también algún momento de descanso para desconectar del trabajo.

Prepara y planifica las reuniones

Aunque trabajes desde casa, en alguna ocasión tendrás que reunirte con un cliente, colaborador o proveedor. Para ello será necesario que incluyas la reunión en la planificación semanal y que la prepares para optimizar el tiempo que vas a dedicar a ella.

Estudia el tema del que se va a hablar, prepara tus preguntas o los comentarios que quieras hacer y elabora un orden del día para seguir unas pautas y tener claros los contenidos de la reunión.

Realiza descansos

Nuestro nivel de concentración y de productividad se reducen a lo largo del día por lo que es necesario realizar descansos cada cierto tiempo para cambiar de posición o dar una vuelta. Puedes aprovechar para salir unos minutos a la calle y caminar un rato. Estos pequeños descansos te permitirán recargar las pilas y volver al trabajo con energía.

Dosifica las tareas y mide los resultados

Cuando realices la planificación no te sobrecargues de tareas porque eso no solo afectará a la productividad, sino que te sentirás frustrado al no poder hacer todo. Debes ser realista con las tareas que puedes hacer cada día e ir planificando en función de tus posibilidades.

Otro aspecto importante es medir los resultados que obtengas para saber si has logrado tus objetivos o debes hacer un reajuste en tu planificación.

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.