Rafael López, experto en innovación explica las consecuencias de la desinversión en innovación tecnológica

¿Cómo afectará a las empresas la bajada del gasto en innovación tecnológica?

“Las primeras afectadas por esta desinversión serán las propias empresas”. Así de claro lo tiene Rafael López, director de I+D en Robotnik Automation que sabe, conoce y reconoce que muchas de estas empresas que han dejado de invertir en innovación son las primeras “apoyadas por el Gobierno mediante subvenciones”. 

¿Cómo afectará a las empresas la bajada del gasto en innovación tecnológica?Valoraciones de un experto en innovación sobre el descenso de gastos en innovación tecnológica
  • linkedin
  • google+

Hablamos de la Encuesta publicada sobre Innovación en las empresas del Instituto Nacional de Estadística (INE), en la que se publicó que el gasto en innovación tecnológica tuvo un descenso del 9,1%. Según Rafael, al reducir en casi un 10% este gasto “habrán menos proyectos, muchas menos empresas que innoven en sus procesos y productos”, y afirma que terminará afectando “a la competitividad de una empresa.”

El proceso es simple de entender. Al reducir el gasto en innovación, las empresas que tienen menor capacidad de mejorar sus productos. Por lo tanto,” menos opciones de recurrir a líneas de investigación”, asegura el experto.

Maria Luisa Castaño, directora general de innovación del Ministerio de Economía y Competitividad, participó hace unos días en la VI Edición de Entrega de Premios a las Empresas Innovadoras de Base Tecnológica organizado por el CEEI (Centro Europeo de Empresas de Innovación). En su intervención en la mesa redonda manifestó que “hablar de Innovación es hablar de riesgo, pero sin carácter negativo” y explicó que las empresas que invierten en I+D “son las que mejor mantienen su volumen de negocio y menos empleo han perdido.”

Hizo especial hincapié en la encuesta sobre Innovación del INE, extrayendo dos datos positivos: el gasto en innovación tecnológica en agricultura, que aumentó en un 22,9%, así como que el 25,9% de las empresas españolas de 10 o más asalariados fueron innovadoras en el periodo 2010-2012.