The Cinema desarrolla un modelo de exhibición pop-up

The Cinema: “Es más fácil proteger lo antiguo que crear un modelo nuevo”

Siempre es más fácil proteger lo antiguo que crear un modelo de negocio nuevo. Nosotros lo que buscamos es innovar dentro de la exhibición cinematográfica. Buscar modelos nuevos con los que la gente se vuelva a enganchar y a emocionar con el cine”, nos comenta Jesús Mateos, socio, productor y programador de The Cinema, una novedosa iniciativa empresarial, enmarcada dentro del concepto cine pop-up.

The Cinema: “Es más fácil proteger lo antiguo que crear un modelo nuevo”The Cinema: “Es más fácil proteger lo antiguo que crear un modelo nuevo”
  • linkedin
  • google+

“The Cinema busca promover el uso educativo y disfrute del cine a través de actividades singulares e innovadoras. En concreto, trabajamos el concepto del cine pop-up, un concepto que estamos importando del Reino Unido, donde está muy desarrollado”, continúa Mateos.

Según nos explica este licenciado en comunicación audiovisual, el cine pop-up consiste en la proyección de películas en lugares inusuales durante un periodo de tiempo determinado.

“Esto le da mucha exclusividad. Con el concepto pop-up buscamos sorprender al espectador y dinamizar ciertos espacios de la ciudad, proyectando películas en lugares sorprendentes”. Lugares tan sorprendentes como la Galería de Cristal del Palacio de Correos de Madrid. Un espacio espectacular, y desconocido para la mayoría, donde The Cinema estará ubicado hasta el 31 de agosto.

La temporalidad también es un factor importante, y un reclamo más para acudir a The Cinema. “La película se proyecta en un espacio inusual durante por ejemplo sólo una semana, por lo tanto, si no vas durante esos días, te lo has perdido”, señala Mateos.

Por otro lado, más allá del enclave y la temporalidad, The Cinema busca enganchar al espectador ofreciéndole alternativas y nuevas experiencias.

“El concepto cine pop-up engloba desde la proyección de la películas, hasta espacios gastronómicos, música en directo, venta de productos relacionados con el cine. Son eventos que pueden durar hasta seis horas. Puedes empezar tomándote una cerveza, cenar a continuación, ver una peli y acabar tomando copas mientras escuchas música”, explica Mateos, quien junto a su socio, Nacho Andarias, entendieron que era el momento de innovar dentro de la exhibición cinematográfica.

“Vimos que faltaban cosas nuevas y apostamos por fomentar la experiencia colectiva. Que no sea sentarte en la butaca, que apague las luces y mirar la pantalla, sino crear un evento alrededor de la película. Queremos ‘eventizar’ el cine”.

En este sentido, para Mateos el futuro del cine pasa por iniciativas nuevas que intenten recuperar al espectador perdido, y es que como nuestro interlocutor nos recuerda: “El cine está en crisis”.

Y si el cine está en crisis, “la exhibición cinematográfica está muy en crisis. La gente ha dejado de ir a las salas, y para recuperar a esa gente, hay que ofrecerles cosas distintas”.

A este respecto, Mateos nos explica que mientras la industria del cine técnicamente ha evolucionado “muchísimo”, la forma de consumir cine sigue siendo casi igual que desde los inicios.

“Nuestros abuelos veían el cine como lo vemos nosotros. Lo que es ir al cine, sentarte, ver la película y marcharte lleva siendo así desde hace 80 años. Lo que antes no había son televisiones de plasma de 40-50 pulgadas, por lo que ir al cine era muy importante. Las casas ahora están llenas de teles grandes, sofás cómodos y microondas donde hacerte las palomitas. Entonces, puedes tener casi la misma experiencia en el salón de casa que yendo al cine, además es más barato”, apunta Mateos.

Asimismo, este “cinéfilo pureta” como él mismo se define, nos señala la necesidad de hacer un esfuerzo por entender a las generaciones jóvenes, que por ejemplo ya están acostumbradas a ver cine en el ordenador o incluso en móviles y tablets.

Mateos entienden que sirve de poco “emperrarse” en intentar defender los modelos antiguos, en lugar de proponer cosas nuevas. Si bien es cierto, que con medidas como el 21% del IVA, no se lo están poniendo fácil.

“Siempre es más sencillo proteger lo antiguo que crear un modelo nuevo. Esto le pasa a muchos de los grandes estudios de cine, que intenta proteger lo suyo, antes que empezar a ver nuevas vías de distribución, como la distribución online o estrenar online a la vez que en las salas de cine. Eso a todo el mundo le da un poco de miedo. El miedo a lo nuevo existe. La gente a veces hace muchos más esfuerzos en proteger lo antiguo, antes que en crear algo nuevo”, señala Mateos, quien lejos de quedarse en el sofá quejándose, optó por levantarse y ofrecer una alternativa.