Pueden resultar muy rentables para las empresas

Cinco razones para contratar a una persona de más de 45 años

Las empresas parece que prefieren y tienden a incorporar a sus plantillas a personas jóvenes, pero contratar a trabajadores mayores de 45 años crea claras ventajas, dado que por sus características diferenciadoras resultarán muy beneficiosas para las compañías, como muestra Currículum Entrevista Trabajo (CET).

Estas son las cinco razones para emplear a una persona de más de 45 años Imagen: Adecco
  • linkedin
  • google+

Las personas que han superado la edad de 45 años son muy valiosas e importantes en el mercado laboral, dado que mental y psicológicamente poseen un grado de estabilidad mayor, lo que les lleva a tener una mayor concentración e impersonalidad cuando se trata de ejercer un trabajo.

Ventajas para las empresas

Sea cual sea el sexo del trabajador mayor de 45 años, las empresas encontrarán cinco razones que les permitirán valorar que la experiencia laboral conseguida desde los cuarenta años es altísima:

1-La experiencia laboral e intelectual hace que el empleado tenga un mejor nivel en el manejo de situaciones que tienen lugar de manera cotidiana, en el trabajo, como la actitud de un compañero molesto. Ante esto, sabe cómo “lidiar con un ambiente laboral hostil o en el que se puedan crear conflictos con los colegas”.

2-El trabajador que supera la edad de 45 años es capaz de adelantarse a diversas situaciones, así como enfrentarse a ellas de una manera distinta y más práctica que un profesional novato.

3-La experiencia es una de las razones principales para emplear en las empresas a personas más adultas, adquirida en el mercado laboral durante 15 y 20 años, periodo en el que ha vivido situaciones de todo tipo.

4-Mayor disponibilidad de tiempo, lo que le permitirá hacer horas extras, asistir a eventos fuera de las horas de trabajo e, incluso, avanzar trabajo fuera de la empresa.

5-La confianza en sí mismo, la posibilidad de motivar y ayudar a sus compañeros de trabajo, así como el haber vivido situaciones complejas laborales durante su vida profesional, que le permitirán ser útil cuando la empresa esté pasando por algún momento difícil, son otros aspectos que hay que valorar cuando se contrate a una persona mayor de 45 años.