Así puedes adquirir las características de ‘liderazgo centrado’

Cinco ejercicios sencillos para explotar tu potencial como líder

El liderazgo puede tener bastante de innato, pero es una característica que un directivo puede trabajar. Por eso, Joanna Barsh y Johanne Levoie proponen cinco ejercicios sencillos para cambiar de mentalidad y maximizar tu carácter como líder en el mundo de la empresa.

Cinco ejercicios sencillos para explotar tu potencial como líderCinco ejercicios sencillos para explotar tu potencial como líder
  • linkedin
  • google+


Barsh y Lavoie proponen un modelo de liderazgo que denominan el ‘Liderazgo Centrado’ y que se basa en cinco principios:



  1. Encontrar sentido a tu trabajo.

  2. Convertir las reacciones emocionales en oportunidades.

  3. Aprovechar las relaciones.

  4. Actuar de frente al riesgo.

  5. Sostener la energía positiva.


Esta teoría, expresada en el libro ‘How centered leaders achieve extraordinary results’ –‘Cómo los líderes centrados logran resultados extraordinarios’-, busca que el directivo armado con estos conocimientos empiece a tomar conciencia de sus estados mentales para poder hacer elecciones deliberadas para alcanzar el éxito. Éstos son los cinco ejercicios que puedes empezar a practicar hoy mismo:



  • Encuentra tus fortalezas. Muchos directivos se centran en sus debilidades, lo que les hace tomar una perspectiva de escasez. Resulta mucho más inspirador centrarse en aprovechar al máximo las fortalezas. Para encontrar tus puntos fuertes toma un momento de relax y pregúntate: ¿Cuál era tu juego favorito de la infancia? ¿Qué roles adoptabas? Durante tu juventud, ¿qué actividades hacían que perdieras completamente la noción del tiempo? Como profesional, ¿cuál ha sido tu mejor momento de los últimos 18 meses? Estas respuestas tomarán forma cuando encuentres qué es lo que más valoras y seas capaz de integrar esas fortalezas en tu vida diaria.

  • Practica la pausa. El estrés que sufren los directivos puede llegar a bloquearles en el trabajo. Puedes practicar la gestión de esos momentos de máxima tensión: recuerda uno de esos momentos cargados de emoción y analiza el impacto sobre ti. ¿Cuáles son las mayores preocupaciones que afloran? ¿Qué dice esto de tus valores? Recrear esos momentos de máxima presión te permitirá practicar la pausa, pensar sobre tus intenciones y generar una respuesta.

  • Forja confianza. Los altos directivos necesitan una comunidad de seguidores para llegar a metas audaces. Analiza cómo entiendes la confianza y qué aspecto de ésta es más importante para ti. Puntúa aspecto sobre ti cómo la confiabilidad –‘nunca hago promesas que no puedo cumplir’-, congruencia –‘mi lenguaje siempre va en línea con mi pensamiento y sentimientos’-, aceptación –‘acepto las críticas’ y sinceridad –soy honesto sobre mis limitaciones’-.  

  • Escoge tus preguntas sabiamente. Discute con un colega sobre un problema habitual en el trabajo. Primero realizad preguntas centradas en el problema y, cinco minutros después, discutid el tema desde la perspectiva de los soluciones. Las preguntas centradas en problemas impulsan el miedo, mientras que las preguntas centradas en las soluciones provocan el ‘empowerment’ y provocan la adhesión del resto de miembros del equipo.

  • Da tiempo para recuperarte. Los atletas profesionales se toman su tiempo para descansar pero los ejecutivos rara vez lo hacen. Encuentra diez minutos dos veces al día para apartarte de la rutina en un lugar con energía positiva. Planea actividades de descanso hasta que se conviertan en una rutina.