Caso práctico: oportunidad de negocio en el mundo del té

¿Estáis buscando un negocio que sea fácil de llevar, que no requiera una inversión fuerte, que dé unas rentabilidades elevadas, y que además tenga poca competencia y un mercado grande? Pues entonces quizá la venta de té podría ser el sector que habíais estado buscando por tanto tiempo.

oportunidad de negocioCaso práctico: oportunidad de negocio en el mundo del té
  • linkedin
  • google+

Resulta que éste es uno de los negocios más rentables y efectivos del mercado actual, por lo que se trata de una alternativa magnífica para todos aquellos que queráis comenzar con poco capital.
 

Cómo funciona el negocio

El negocio se fundamenta en la venta a granel de té y accesorios, y demás productos delicatessen relacionados. Por ejemplo podréis vender tés, infusiones, teteras, tazas, infusores, chocolates, azúcares y edulcorantes, plantas medicinales y mucho más.

La dinámica del negocio es la siguiente. El cliente entra en la tienda y solicita un producto determinado o pregunta por vuestro asesoramiento al respecto; se solicita el producto en gramos, existiendo estándares de 100 gr. y 250 gr., y se cobra. El tiempo medio por cliente ronda los 3 minutos.

No vayáis a pensar que hay uno o dos tés, pues el surtido que debería tener la tienda para ser realmente competitiva y llamativa sobrepasaría las 150 referencias; encontrándose dentro de ese número los tés blancos, verdes, oolong, negros y rojos, sean puros o aromatizados; los rooibos, también naturales o con sabores añadidos; las infusiones de frutas y las plantas medicinales como la valeriana, la manzanilla, la menta poleo y demás. A eso hay que sumarle que el área de accesorios es considerable, poniendo un especial énfasis en los infusores y las tisaneras.

Me gustaría añadir que en este negocio se necesita una atención al cliente personalizada y cercana, pues no es un autoservicio (aunque se puede configurar así).
 

Formación

Como comprenderéis hay que tener conocimientos de la temática, pues mucha gente os preguntará acerca de las características de esta infusión o de la otra. Y si bien existen estudios específicos para esto (sommelier de té, tea blender, herboristería, etc.) no hace falta recurrir a ellos, pues podréis aprender por vuestra cuenta teniendo buen material a mano. A la hora de la verdad los clientes no suelen ser expertos y piden cosas básicas.
 

Proveedores

Hay que tener mucho cuidado con los proveedores, pues se trata de un producto gourmet donde las características organolépticas son esenciales. No hay muchos suministradores, pero si me pedís consejo (he trabajado 4 años en esta industria) os recomendaría una empresa alemana que se llama Dethlefsen & Balk; buscad en Google y contactadles, su departamento de venta habla español. Son los mejores de Europa, y no sólo por la magnífica calidad de sus tés y cafés (también son tostadores de café gourmet), sino por su seriedad a la hora de hacer negocios y por su flexibilidad con los clientes.
 

Rentabilidades

Al inicio os decía que se trata de un producto con unos márgenes de rentabilidad enormes; y no era por decir, puesto que así es. Para que os hagáis una idea, en los tés, la rentabilidad viene siendo de entorno al 300%. El precio de 1 kg de un té negro aromatizado (los saborizados son los que más se venden) cuesta unos 12 euros, y su precio de venta al público se sitúa entre los 45 y los 55 euros dependiendo de la referencia y calidad. Es más, en base al tipo de local y zona incluso se le puede sacar más margen.

En los accesorios la rentabilidad se sitúa en torno al 100%, y en los productos gourmet la cosa baja hasta un 50% o 60%, algo que dependerá de los proveedores que escojáis para este asunto.

Inversión necesaria

No se trata de un negocio costoso en comparación con lo que podéis obtener. Ahí van desglosados los gastos para el inicio de la actividad:

  • Alquiler promedio de 800 euros/mes. → Primer mes por adelantado y uno para la inmobiliaria: 1600 euros.
  • Adecuación del local (pintura, lavamanos exterior, luz y poco más) → 1000 euros.
  • Mobiliario (sencillo, de madera)-> 1500 euros.
  • Equipos (báscula, ordenador, impresora) → 700 euros.
  • Mercancía (200 kg de producto, accesorios y otros) → 5000 euros.
  • Recipientes para exponer los tés → 1000 euros.
  • Otros → 1000 euros.
  • Fondo de contingencia → 2500 euros.
  • Rótulo → 800 euros.
  • Licencias → 350 euros.

Resultado: unos 15.450 euros. Sin incluir posible publicidad. No está mal, ¿verdad?
 

Escalabilidad

Os podrá parecer que se trata de un negocio que difícilmente puede ser escalable, pero os diré que nada más lejos de la realidad, pues sí presenta oportunidades. ¿Qué os parecería ser fabricantes y distribuidores? No tendréis que invertir tanto como podríais pensar en un inicio, ya que los importadores os podrán facilitar las hojas puras en sacas de 10, 20 o más kilos a precios que rondan la mitad del PVM (unos 5 o 6 euros el kilo). Y si los importáis desde los países de origen el coste se verá reducido aún más. Ahora simplemente tendréis que echarles aceites esenciales, frutas deshidratadas, pétalos de flores, aromatizantes varios y poco más. Además no se requiere de maquinaria específica.

Eso sí, para dar este paso necesitaréis tener formación como tea blenders, o lo que vendría a ser lo mismo, mezcladores de té. Cursos específicamente diseñados para que podáis apreciar las características de cada tipo de té, cómo combinarlos y saber cómo se fabrican sus versiones aromatizadas. De ahí podréis sacar cientos de combinaciones, y lo mejor de todo es que el mercado es enorme.
 

Ventas mayoristas

Si os interesa fabricar os diré que vuestros clientes objetivo pueden ser los bares, cafeterías, hoteles y restaurantes de todo el país. Es más, por poder también podréis vender a tiendas gourmet o a otros establecimientos de té; el mercado es inmenso. Y lo mejor de todo es que en España hay muy pocas empresas especializadas, y ninguna con un nombre y un catálogo de productos que pueda haceros sombra si os lo montáis bien. 

Insertar comentario
1 Comentario
Imagen de Anónimo
Caso práctico: oportunidad de negocio en el mundo del té

Buen artículo, pero déjame que discrepe en 2 puntos. El precio del té negro aromatizado si que es posible que sea de unos 15€ pero la calidad también se ve afectada y los clientes no son tontos. Si ofreces un té de mala calidad la gente no volverá. Un té negro puro te puede costar unas 3 o 4 veces más por lo que el margen que tienes ya no es tan grande.
Por otro lado indicas que no hace falta tener formación para vender té porque los clientes piden cosas básicas. Nada más lejos de la realidad. Los clientes cada vez están más formados. A lo mejor para la abuela que pide una infusión porque le duele la barriga si que tienes suficiente con leerte un libro, pero para el cliente que pide un té específico o te pregunta por las diferencias entre un puerh sheng y uno shou no es suficiente.
Después ves tiendas en donde te dicen que el té negro es un té fermentado o que no saben que tipo de agua es mejor para tomar el té, en esos casos yo salgo corriendo y no vuelvo más.

Saludos!

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.