Caso práctico de negocio: las lavanderías autoservicio

En los tiempos que corren un emprendedor no puede entroncarse en las mismas estrategias que antaño se venían empleando cuando uno quería comenzar con un negocio; hay que ir algo más allá de montar un bar, una peluquería o una panadería y echarle imaginación, abarcar de mejor manera las necesidades del mercado y pensar en algo que pueda ser rentable en su máximo exponente.

Caso práctico de negocio: las lavanderías autoservicioCaso práctico de negocio: las lavanderías autoservicio
  • linkedin
  • google+

Y ya, si es posible que sea una actividad que se pueda automatizar, mejor que mejor. Pero, ¿existe algo por el estilo? Pues sí, hay varias opciones, y hoy me gustaría hablaros de una de ellas, las lavanderías autoservicio.

¿Qué son las lavanderías autoservicio?

Si vivís en una ciudad pequeña o en una zona rural es posible que aún no hayáis visto este concepto, pero lleva ya tiempo arrasando en países como Francia. Básicamente busca sustituir a las lavanderías de toda la vida con la peculiaridad de que no se requieren empleados para hacer las labores, pues son los propios clientes quienes manejan las lavadoras. A cambio se ofrecen tarifas competitivas.

Ventajas de las lavanderías autoservicio

Este tipo de lavanderías, de cara al usuario, tienen varias ventajas que son de agradecer.
 

  • Por una parte cuentan con un amplio horario que no se interrumpe a la hora de comer, así que se puede acomodar la colada a la agenda de cada uno.
     
  • Por otra parte los precios son inferiores a las lavanderías convencionales, algo lógico si tenemos en cuenta que no cuentan con empleados.
     
  • Es el propio cliente el que lava su ropa, sin tener que depender de cómo pueda trabajar el empleado de turno. ¡Y encima es más divertido!
     
  • El proceso de lavado es rápido, pues en cuestión de una hora las prendas están limpias y centrifugadas. De querer también se da la opción de secarlas.
     
  • En este tipo de establecimientos se ofrecen lavadoras industriales, con cargas de entorno a los 18 kg (o incluso más) y con capacidad de lavar lo que se les eche. De hecho mucha gente utiliza estos establecimientos para poner al día las prendas de monte, las sábanas, los edredones y demás ropa pesada o muy sucia.

Y como os podréis imaginar, de cara al emprendedor, las ventajas son magníficas:

 

  • Los clientes, si montáis el establecimiento en una zona comercial o con tránsito, los tendréis asegurados.
     
  • Al no tener empleados no tendréis que preocuparos por andar pagando nóminas, vosotros podréis hacer todo. Os tendréis que ocupar únicamente de llevar un control del stock de jabones, de mantener la limpieza del local, de surtir de monedas la máquina de cambios del establecimiento y de garantizar el cierre y la apertura -esto se puede automatizar-. Es más, si tenéis el local en un centro comercial podréis dejar las puertas abiertas siempre, pues será la propia galería quien se ocupe de la seguridad nocturna.
     
  • No se requiere mucha inversión, y los retornos son excelentes.
     
  • No hay mucho problema a la hora de hacerse con las autorizaciones oportunas, pues no es una actividad conflictiva.
     
  • El mantenimiento de las lavadoras puede hacerse contratando los servicios de una empresa de mantenimiento.

En definitiva un negocio que es beneficioso para todas las partes, pues provee algo que la gente necesita y representa una magnífica oportunidad de negocio.

Cómo empezar

Tenéis básicamente dos opciones a la hora de comenzar con una lavandería autoservicio: comprar vuestras propias lavadoras y montar el negocio escogiendo la decoración y demás, y las franquicias.

En el primer caso tendréis la ventaja de que todo os saldrá más económico y que no tendréis que pagar cánones a terceros. Lo que hagáis es para vosotros; ahora bien, también tendréis que saber cómo escoger la maquinaria idónea y llevar el mantenimiento, además de realizar la promoción por vuestra cuenta. En el segundo caso tendréis varias empresas que os ofrecerán todo llave en mano, por lo que no tendréis que preocuparos por nada. Es una opción más sencilla, pero a la vez más costosa. Tenéis varios franquiciadores de este tipo, por lo que para encontrar el que más pueda adecuarse a vuestras necesidades no tendréis que hacer más que poner en Google “franquicia lavanderías autoservicio” y ver.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.