Cash-Flow o Flujo de Caja.

En el mundo de las finanzas, el Cash-Flow o Flujo de Caja son términos equivalentes y de notoria importancia cuando se habla de la salud financiera de una Compañía. Vamos a analizar de qué se trata, qué tipos hay, el fundamento de su importancia y las formas de mejorarlo.

Cash-Flow o Flujo de Caja. Cash-Flow o Flujo de Caja.
  • linkedin
  • google+

Definición

Como decíamos, el Cash-Flow sirve como indicador para determinar cómo están los estados financieros de una Compañía. Integra los beneficios en un periodo concreto, las amortizaciones y las provisiones. Es importante tener en cuenta esta cuestión puesto que, es más habitual de lo que pueda parecer, que de forma aparente, analizando los Estados Contables de una Sociedad, su situación económica sea muy favorable (por disponer, por ejemplo, de mucho Inmovilizado y de un Capital Social importante) pero tener un Flujo de Caja desfavorable, puesto que le cuesta mucho cobrar de sus clientes. Estaríamos ante el caso de Solvencia (por disponer de patrimonio) pero de falta de liquidez (en caso de que estos bienes sean de difícil realización, es decir, que sea complicado convertirlos en dinero de forma rápida).

Por tanto, obtener este dato servirá para determinar si somos capaces de afrontar los compromisos de pago.

Limitaciones

La fórmula comentada anteriormente (Beneficios + Amortizaciones + Provisiones) puede ser interesante para comparar entre diversos ejercicios pero nos encontramos con una limitación importante, que es la Regla del Devengo.

Debemos tener en cuenta que el hecho de que se haya facturado una venta y se haya contabilizado como tal (de acuerdo con lo que establece la Regla mencionada) no tiene por qué implicar automáticamente el cobro. A no ser que se trate de una operación al contado, es decir, que sea liquidada al momento, nos podemos encontrar con que se trate de una venta aplazada, debiendo contabilizar en la cuenta de Ingresos o Ventas en el momento en que tiene lugar pero el cobro no se contabiliza hasta que realmente no se produzca.

Es por ello que existen diversas maneras de calcularlo, tomando en consideración varios parámetros, en función de la información concreta que se quiera obtener.

Tipos

Existen diversas formas de considerar el Cash-Flow, por lo que deberemos tener en cuenta la información que necesitamos para efectuar el cálculo de una forma u otra. Además, es importante saber a quién va dirigida, puesto que vamos a analizarlos por separado:

Free Cash-Flow (Flujo de Efectivo Libre).

Refleja el flujo de fondos que genera la propia empresa, sin tener en cuenta la forma en que es financiada, por lo que representa el flujo de efectivo como si ésta se financiara única y exclusivamente con capital propio y dejando fuera los efectos tributarios de la financiación.

Equity Cash-Flow (Flujo de Efectivo para el Accionista).

Representa el flujo de efectivo residual de la empresa, esto es, después de que se hayan abonado los intereses y los impuestos.

Otra forma de obtener dicho resultado es restar los intereses y sumar o restar (según corresponda) los cambios en el endeudamiento al Capital Cash-Flow.

Capital Cash-Flow (Flujo de Efectivo para Accionistas y Acreedores).

Muestra el flujo total de fondos para los inversores y está compuesto por la suma de los cash-flows que perciben, es decir, dividendos para los accionistas, cambios en el nivel de deuda e intereses para los obligacionistas.

Otra forma de obtenerlo es partiendo del Free Cash-Flow, teniendo en cuenta además el efecto del ahorro fiscal.

Operative Cash-Flow (Flujo de Efectivo Operativo).

Corresponde a la entrada y salida de efectivo, para efectuar los pagos y cobros correspondientes a la actividad habitual de la Compañía.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.