Entrevista a Miguel Pedregal, director general de Semtee, sociedad explotadora de Caldea e Innú

Caldea, 20 años de termoludismo y bienestar en Andorra

Luces, aguas termales y tranquilidad. Tres conceptos que describen a la perfección la auténtica esencia de Caldea e INNÚ, dos centros de aguas termales conocidos a nivel mundial situados en el Principado de Andorra. Con más de 400.000 visitantes al año, ofrece una amplia gama de servicios termales que celebran este año su 20 aniversario. 

Entrevista a Miguel Pedregal, director general de Semtee, sociedad explotadora de  Caldea e InnúLa Semtee SA se dedica a la explotación del agua termal y dispone de dos grandes centros, Caldea e INNÚ
  • linkedin
  • google+


¡Vamos a conocer Caldea e INNÚ desde dentro!



¿Qué es Caldea?



La Semtee SA es una empresa que cumple su 20 aniversario y se inició por iniciativa pública, a la cual, posteriormente se sumaron accionistas, tanto institucionales como bancos de Andorra. Principalmente se dedica a la explotación del agua termal y dispone de dos grandes centros, Caldea e INNÚ.



Digamos que somos somos una actividad complementaria turística para la gente que visita Andorra en sus vacaciones y así pueda encontrar el disfrute del agua termal en diferentes formas. La inauguración como tal fue en 1994.



¿Qué cambios ha habido en estos 20 años?



Yo llevo en contacto con la empresa unos cinco años pero sé que, en su momento, cuando abrieron Caldea fue un concepto absolutamente revolucionario que después ha sido la clave de su éxito, donde la novedad venía determinada porque fueron los primeros que popularizaron la utilización del agua termal.



Se construyó un edificio de una arquitectura muy vanguardista y de gran capacidad que acoge una serie de piscinas de agua termal. Hasta entonces, los spas se encontraban en hoteles de cinco estrellas y no estaban al alcance de la gente y en Caldea se democratizo esta idea del uso del agua termal. Y por otro parte, tuvo otra originalidad diferente que fue darle un componente lúdico ya que en las piscinas hay un ambiente muy teatral, con cantidad de juegos en el agua e iluminación espectacular.



En los primeros años, los niveles de frecuentación eran más bajos de lo que se había previsto, y lo mismo pasaba con la inversión. Sin embargo, a los pocos años se produce la explosión del concepto. Desde 2000 hasta el inicio de la crisis, vive unos años dorados donde se alcanzan unas cuotas de frecuentación altísimas por encima de los 400.000 visitantes al año y la empresa se convierte en un generador de riqueza, tanto para los accionistas como todo el país en general.



Fruto de ese éxito se piensa en hacer una ampliación de la oferta con la apertura del nuevo centro que ofrece una experiencia diferente y recibe el nombre de INNÚ.



¿Qué ofrece INNÚ?



Una parte de los clientes que frecuentaban Caldea asociaban el agua termal a una experiencia más de bienestar y relajación, y por ello se crea INNÚ, un centro dedicado al bienestar integral donde tenemos de nuevo, aguas termales, con una laguna de acero inoxidable dotada con una cantidad de diferentes juegos de agua y un circuito termal muy completo. Sólo la inversión de la piscina supera el medio millón de euros.  



             



¿Cuánto se tuvo que invertir en ambos proyectos?



¡Uf! Hace ya 20 años de eso, pero se suena de oídas que unos cinco mil millones de las antiguas pesetas en Caldea. La gran inversión se ha realizado con la apertura del nuevo centro INNÚ que supera los 40 millones de euros.



¿Cuánto ha crecido Caldea desde su inauguración?



Tiene unos primeros años donde se registran unas tasas de crecimiento muy elevadas hasta que alcanza una velocidad de crucero entre 350.000 y 400.000 visitantes al año en la década del 2000. A partir del 2008, se produce un estancamiento del crecimiento pero con un mantenimiento maduro.



¿Qué tipos de servicios podemos encontrar en Caldea?



El servicio principal es el disfrute de las aguas termales y para ello tenemos varias piscinas con circuitos termales. Además tenemos una variedad de tratamientos y masajes, ofertas de restauración y tienda.



¿Qué tipo de clientes suele visitar tanto Caldea como INNÚ?



Cada uno de los dos centros está pensado para atraer a distintos perfiles de clientes. Caldea está más orientado a familias con niños pequeños y grupos de gente joven, y sin embargo, en el caso de INNÚ, es público ya más adulto y frecuentemente parejas.



Nosotros somos una empresa turística y nuestra clientela, mayoritariamente, es española aunque también tenemos clientes franceses y rusos.



¿Por qué os considerarías diferentes en el mercado?



En el caso de Caldea, es un producto único en su especie ya que es un centro con un edificio muy vanguardista y un entorno natural. Y en el caso INNÚ, es un spa de última generación donde estamos incorporando todas las últimas tendencias que no se pueden encontrar en ningún otro sitio.  



¿Cuáles cree que son vuestras claves del éxito?



Arquitectura vanguardista, termalismo más diversión y la democratización del agua termal.