El coste del suelo, la construcción, mobiliario, maquinaria y enseres

Cada estrella que sube un hotel eleva la inversión pero dobla los beneficios

Existe una gran diferencia, casi del doble, en la inversión que hay que efectuar cuando se construye un hotel de cinco estrellas respecto a uno de cuatro, sin embargo, los beneficios entre uno y otro también se duplican, según se desprende del informe ‘Mercado Hotelero 2014’, realizado por la consultora inmobiliaria Tinsa. 

Cada estrella que sube un hotel eleva la inversión pero dobla los beneficiosImagen: Europa Press
  • linkedin
  • google+

Para construir un hotel de 5 estrellas en España se necesita realizar una inversión media de 262.000 euros por habitación, que es el doble que para uno de cuatro, 135.000, y de 89.000 para uno de tres.

El estudio se ha llevado a cabo tras valorar el 35% de los establecimientos hoteleros que existen en España, lo que supone haber valorado unos 2.700 establecimientos. Este informe también refleja que los hoteles de una y dos estrellas necesitan una inversión de 70.000 y 76.000 euros por habitación.

Tinsa ha calculado estas cifras incluyendo, entre otros factores, el coste del suelo, de la construcción y sus gastos asociados, además de la adquisición del mobiliario, maquinaria  y enseres.

Ocupación

Durante 2014 se ha observado un importante crecimiento del porcentaje de ocupación, sólo en hoteles de la categoría de cinco estrella, bastante por encima de los niveles de las crisis anteriores. Asimismo, los establecimientos de cuatro, tres, dos y una estrella todavía no han llegado a alcanzar los niveles que ostentaban antes de la crisis económica.

Ingresos según las estrellas

El informe ‘Mercado Hotelero 2014, recoge la rentabilidad de los hoteles según las estrellas que tiene cada uno:

-Cinco estrellas: 117 euros.

-Cuatro estrellas: 60 euros.

-Tres estrellas: 47 euros.

-Dos estrellas: 37 euros.

Esta evolución se debe, de forma principal, a la optimización de costes, informa Tinsa, desde donde alegan que “si no aumenta la demanda turística para los próximos ejercicios, el posible aumento de la rentabilidad estará condicionado a nuevos ajustes de costes”.