Directivos y empresarios que invierten en proyectos innovadores

‘Business angels’: los primeros socios profesionales del emprendedor

Los business angels –o inversores privados- son personas individuales, habitualmente empresarios o directivos de empresas, que aportan capital a los emprendedores que quieren poner en marcha o hacer crecer un proyecto, con el objetivo de lograr beneficios a través de la plusvalía en la venta de las participaciones en unos 3 a 7 años.

‘Business angels’: los primeros socios profesionales del emprendedor‘Business angels’: los primeros socios profesionales del emprendedor
  • linkedin
  • google+

Los inversores privados son una figura tradicional en los países anglosajones que está ganando protagonismo en España, especialmente por la escasez de financiación bancaria para proyectos de emprendimientos.

Existen distintos perfiles de inversores privados, desde aquel que únicamente se implica financieramente hasta empresarios y consultores que utilizan su experiencia y conocimientos del sector para ayudar en la estrategia e implicarse en el día a día de la empresa. Así, los inversores privados no solo aportan dinero a la sociedad, en muchas ocasiones es igual de valiosa su aportación en forma de contactos –potenciales clientes y proveedores- y experiencia en el sector.

Las aportaciones oscilan entre los 20.000 y los 300.000 euros por proyecto. Los sectores en los que más inversiones están realizando los inversores privados con los relacionados con la informática y la biotecnología, aunque muchos están especializados por segmentos de negocio.

A cambio, para implicarse con un proyecto, los ‘business angels’ dan una gran importancia al equipo emprendedor y buscan proyectos con un alto potencial de crecimiento, es decir, escalabilidad que permita dar una rentabilidad a la cartera de inversiones acorde con el riesgo que se asume.

Estos inversores privados se agrupan en redes nacionales, autonómicas y locales, algunas también temáticas y vinculadas a exalumnos de universidades y escuelas de negocios. Tomás Guillén es presidente de CVBAN, una red valenciana con 120 ‘business angels’. Este inversionista asegura que “los ‘business angels’ suelen ser inversores individuales, no una gestora, mientras que en las venture capital siempre hay alguien que lo gestiona”.

“La principal diferencia está en el estadio, que en el venture capital está más avanzado”, explica Guillén, que añade que “a la hora de la verdad, todo se invierte a través de una sociedad”.

El informe ‘El venture capital en España’ de Web Capital Riesgo del primer semestre de 2013 constata que el 66% de las desinversiones del periodo entre empresas de venture capital resultó con una pérdida total de la inversión. Eso hace que los inversores deban encontrar un número reducido de inversiones que sean capaces de aumentar la rentabilidad total de la cartera por encima del riesgo que asumen en estos sectores tan volátiles.

Los ‘business angels’ celebran su segundo congreso nacional el 21 de noviembre en Valencia, en el que representantes de distintas asociaciones de inversores privados de toda España debatirán sobre la actualidad del sector.

Un total de 300 ‘business angels’ participarán en el encuentro, que se desarrolla en sesión de mañana y tarde, y en el que se celebrarán ocho conferencias con 20 intervinientes de 25 redes distintas de inversores privados.

En este congreso, los inversores privados repartirán cuatro premios en distintas categorías con el reconocimiento al mejor business angel, al proyecto que más ha seducido,  a la desinversión más atractiva y a la mejor red de business angels.

Los inversores son los primeros inversores profesionales con los que un emprendedor de éxito tiene contacto. Si la idea de negocio sigue necesitando inversión, el emprendedor deberá dar el salto en sucesivas rondas de financiación hacia las sociedades de venture capital, que intervienen en operaciones de mayor tamaño, normalmente desde 200.000 euros hasta un par de millones de euros.