Para hacerla más simple y luchar contra el fraude

Bruselas pide una misma declaración del IVA para los autónomos de la UE

Bruselas ha propuesto una misma declaración del IVA para todos los autónomos de la Unión Europea con el objetivo de hacerla más simple y luchar contra el fraude. Esta novedad de la Comisión Europea viene a sumarse a los cambios fiscales que muchas pequeñas y medianas empresas tendrán que asumir con la reforma fiscal que prepara el Gobierno para 2014. 

Bruselas pide una misma declaración del IVA para los autónomos de la UEBruselas pide una misma declaración del IVA para los autónomos de la UE
  • linkedin
  • google+

El objetivo de esta propuesta se centra en aliviar las cargas burocráticas, simplificar y agilizar las relaciones entre autónomos y pequeñas empresas con Hacienda, y conseguir un ahorro de costes y tiempo. Europa propone una declaración estándar para todos los estados miembros, mucho más simple que la que en la actualidad se realiza en España.

En la UE se presentan más de 150 millones de declaraciones de IVa, según el informe presentado por este organismo supranacional. De ellas, 130 millones pertenecen a autónomos y pequeñas empresas. En España, se presentan 12,3 millones de declaraciones al año y, a pesar de esto, los ingresos registrados por Hacienda, son menores en proporción a nuestros vecinos, aunque España, sea uno de los países de la Unión con el IVA más elevado.

Los motivos por los que se deducen estos datos son el fraude fiscal, las situaciones de quiebra, que según afirma el informe, “cuanto más complicada es la declaración del IVA, más difícil y escasa es la recaudación”.

Los datos obligatorios que todas las empresas, empresarios y profesionales autónomos tendrían que presentar  en sus declaraciones serían el IVA imponible, el IVA deducible, el importe neto del IVA (por cobrar y por pagar), así como el valor total de las transacciones de entrada y de salida. Además, pretende armonizar los plazos y periodicidad de presentación. Las microempresas tendrán una ventaja respecto a las grandes empresas: no deberán presentar sus declaraciones normalizadas cada mes, sino de forma trimestral.   

La propuesta, que debe recibir el visto bueno de los Estados miembros tras consultar al Parlamento Europeo antes de su entrada en vigor, es todo un avance en materia fiscal que refleja la apuesta actual por eliminar trabas burocráticas y el tan temido “papeleo” al que se enfrentan autónomos y microempresas, facilitando de ésta forma el desarrollo de sus actividades profesionales o empresariales.