Buscadores deberán de ajustarse a las normativas europeas sobre protección de datos

Bruselas aplaude la sentencia que reconoce el derecho al olvido en internet

La Comisión Europea (CE) ha aplaudido la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que respalda el derecho al olvido en internet, que consideró una "buena noticia" para la protección de la privacidad y los datos de los ciudadanos, una postura respaldada también por parte de la Eurocámara.

Bruselas aplaude la sentencia que reconoce el derecho al olvido en internetBruselas aplaude la sentencia que reconoce el derecho al olvido en internet
  • linkedin
  • google+

La sentencia es una buena noticia, afirmó, en una rueda de prensa, la portavoz comunitaria, Mina Andreeva, "es bueno para los ciudadanos, que verán sus datos mejor protegidos", añadió.

Andreeva celebró que el fallo apoye las tesis defendidas por la Comisión Europea respecto a la obligación de Google y otros motores de búsqueda de acatar las normativas europeas sobre protección de datos, así como que la Corte haya reconocido su rol como "controlador de datos" que tiene ciertas responsabilidades.

La portavoz señaló que las normas comunitarias relativas a la protección de datos están en proceso de revisión, dado que las que aún están en vigor datan de 1995, "lo que quiere decir que son prácticamente anteriores a internet".

"Tenemos que clarificar cómo el derecho al olvido se aplica en el mundo digital y esto se hacía en buena medida en la propuesta presentada por la Comisión Europea en enero de 2012" para revisar las normas, apuntó Andreeva.

"Lo que dice (el fallo) claramente es que las reglas europeas de protección de datos se aplican a las compañías no europeas que ofrecen sus servicios a consumidores en la UE, así que el derecho a ser olvidado se aplicaría", recalcó la portavoz, quien recordó que hasta ahora solo se aplicaban si había un servidor establecido físicamente en un Estado miembro.

También se refirió al cambio introducido sobre la carga de la prueba a la hora de reclamar el derecho a ser olvidado, que recaía sobre los consumidores, de modo que eran ellos los que debían probar que la información que les perjudica ya no es pertinente.

Esto "no es muy fácil y eficiente, pero en el futuro serán las compañías las que deberán probarlo", celebró Andreeva.

La revisión de la normativa sobre protección de datos está pendiente de que los Veintiocho se pongan de acuerdo sobre el dossier.

Una vez que la Eurocámara adoptó su posición al respecto el pasado marzo, las negociaciones entre las instituciones deben comenzar.

El candidato de la Alianza de los Liberales y Demócratas (ALDE) para las próximas elecciones europeas, Guy Verhofstadt, instó a los Estados miembros a "dejar de retrasar" la revisión de las normas sobre protección de datos, y mostró su satisfacción ante la decisión del alto tribunal comunitario.

"En línea con lo que he estado defendiendo, la Corte refuerza el derecho a ser olvidado de los usuarios normales cuyos datos personales son procesados en los enlaces proporcionados por Google, sin comprometer el acceso general a la información pública", dijo.

"El fallo aclara que los operadores de motores de búsqueda son los responsables del tratamiento de datos personales, incluso si se trata de fuentes públicas. Las personas afectadas por tanto también tienen derecho a ejercer su derecho de cancelación", dijo.

Por su parte, el grupo de Los Verdes en la Eurocámara celebró que se haya reconocido el derecho al olvido y la responsabilidad de las empresas que ofrecen servicios en los Veintiocho respecto al cumplimiento de la legislación europea.

"Ahora es importante que adoptemos un uniforme y la regulación de protección de datos coherentes con el fin de reforzar la aplicación de estos derechos en todos los ámbitos de la ley y en toda la Unión Europea", afirmó el portavoz de Los Verdes para cuestiones de Justicia, Jan Philipp Albrecht.

El origen del proceso en la Corte de Luxemburgo es la denuncia del ciudadano español Mario Costeja, que pidió a Google la retirada de un anuncio de subasta por un impago contra él y su mujer ocurrido hace 15 años.