Objetivo: ser una gran bodega

Bodegas Ramón Bilbao apuesta por una nueva imagen corporativa

Renovar su imagen corporativa ha sido el último reto de la compañía Bodegas Ramón Bilbao, que pretende cumplir con el objetivo de continuar creciendo para posicionarse a la vanguardia de las grandes bodegas internacionales.

Objetivo: ser una gran bodegaBodegas Ramón Bilbao renueva su imagen corporativa para convertirse en una de las grandes bodegas de España
  • linkedin
  • google+

Según explica la empresa en un comunicado, esta nueva imagen se presenta con un estilo sugerente y moderno con el fin de mostrar un legado único y apostar por un espíritu aventurero.

Rodolfo Bastida, director-gerente de la bodega, destaca que con esta nueva imagen “se coloca a la vanguardia de las grandes bodegas”, asegurando que “trasmite el equilibro perfecto entre tradición e innovación, algo intrínseco en nuestros valores de marca".

Asimismo, en el comunicado resaltan la excelencia y la personalidad del vino como principales características de la nueva imagen corporativa, sin olvidar la fuerza y el carácter que debe difundir una bodega como Ramón Bilbao.

Por su parte, también se han realizado cambios en el logotipo, encargado de representar a la empresa y el aval de la misma.

Mejor bodega de España

Bodegas Ramón Bilbao fue escogida como ‘la mejor bodega de España’ en la celebración de la gala de los premios IWSC (International Wine & Spirit Competition) en noviembre de 2014.

Los premios ‘International Wine & Spirit Competition’ se celebran en Londres desde hace 45 años, convirtiéndose en la principal competición de este sector a nivel internacional.  

La bodega riojana, que celebró su 90 aniversario el pasado año, también recibió el ‘Trofeo Mejor Bodega de España’ y el galardón ‘Trofeo Rioja’ gracias a su vino Ramón Bilbao Gran Reserva 2006.

Orígenes del negocio

Ramón Bilbao comenzó a vender sus primeros vinos por las calles de Haro (La Rioja) en 1896, aunque la empresa como tal no se fundó hasta 1924. El último descendiente de la familia falleció sin descendencia en 1966. Aun así, los empleados continuaron con la tradición de elaborar vinos de crianza.