Beneficios del comercio electrónico en el comercio internacional

El comercio electrónico poco a poco ha ido haciéndose con un trozo de mercado en nuestro país; algo que no es de extrañar, pues si bien es cierto que aún hay mucha gente que se mantiene al margen, es innegable que esta vía de negocios resulta cada vez más permeable para empresas de todo tipo e incluso para particulares.

Beneficios del comercio electrónicoBeneficios del comercio electrónico en el comercio internacional
  • linkedin
  • google+

Un punto de apoyo en el que muchas pymes se han podido sostener para potenciar sus ventas sin necesidad de realizar fuertes inversiones en redes comerciales y demás.

Ahora bien, el comercio electrónico ha cambiado el modo de ver las relaciones comerciales en todo el mundo, pues cada vez se está notando una mayor influencia de éste en el comercio internacional; es decir, cada vez hay más empresas que ven cómo sus exportaciones crecen gracias a la potenciación de sus propias plataformas de ecommerce o incluso empleando marketplaces como Alibaba y similares. De ahí que en este artículo me gustaría echar un vistazo a los beneficios que ha llevado consigo el comercio electrónico a los negocios transfronterizos.

 

Beneficios del comercio electrónico en el comercio internacional

Comerciales. Uno de los mayores problemas con el que cuentan las empresas a la hora de expandirse al extranjero radica precisamente en la necesidad de contar con una red comercial en el lugar de destino, pues de otra manera se hace muy complicado poder llegar hasta los potenciales clientes. O al menos así era hasta ahora, pues gracias al comercio electrónico los posibles compradores pueden ver el catálogo ofrecido simplemente haciendo un par de clics y sin tener que recurrir a más personal.

Centralización. Otro de los beneficios del comercio electrónico radica en que más allá de que la empresa vendedora pueda estar manteniendo operaciones de exportación en diversos países todo el personal necesario para ello podrá estar concentrado en una oficina, aumentando así la eficiencia de la red operativa de la compañía. Ya no hará falta tener delegaciones con personal de ventas, traducción, atención al cliente, recursos humanos y contabilidad, pues con el comercio electrónico todo queda centralizado, y por ende con mayores garantías de mantener todo bajo control.

Adaptación más rápida. Otra de las ventajas del comercio electrónico es que debido a la centralización de las operaciones y a la eficiencia a la que esto da paso es posible adaptarse más rápidamente a las tendencias del mercado. Con el comercio electrónico únicamente hay que alterar la página web, mientras que con una red comercial clásica hay que cambiar presentaciones de comerciales y material publicitario, dar la correspondiente formación a cada delegación y hacer un seguimiento para comprobar que se estén ejecutando las directrices de la central.

Escalabilidad. Si una empresa que no hace uso del comercio electrónico quiere expandir sus ventas a nuevos países deberá establecer una red comercial propia o llegar a un acuerdo con un distribuidor local, perdiendo rentabilidad y control por el camino. Gracias al comercio electrónico básicamente habrá que adecuar la tienda online para el país de destino y realizar una campaña de marketing online enfocada en el nuevo mercado. Algo que se puede hacer por poco dinero y en cuestión de horas o días. Esto hace que la posibilidad de expansión de la empresa sea mucho mayor con el comercio electrónico.

Segmentación. Para que una empresa con una red comercial convencional pueda dirigirse a un público determinado debe realizar un plan de visitas comerciales, y por lo general también una campaña publicitaria tradicional donde el retorno de la inversión es escaso, implicando esto un coste global muy considerable. Gracias al comercio electrónico y a las opciones que éste ofrece se puede llegar directamente a miles de clientes de un determinado nicho de mercado en cuestión de horas; y además pagando únicamente por las visitas interesadas que lleguen a la tienda online. Para ello simplemente hay que realizar campañas bien planificadas en plataformas como Google Adwords o Facebook Ads.

Por cierto, en caso de ver que la campaña no está teniendo el efecto esperado se puede cancelar si es online, mientras que en la publicidad tradicional normalmente hay que tragarse el paquete contratado.

Pagos instantáneos. En el comercio internacional convencional normalmente se manejan pagos diferidos, haciendo que el proceso sea un tanto engorroso administrativamente hablando. Pues bien, gracias al comercio electrónico y a las posibilidad que éste ofrece es posible que el comprador realice el pago inmediatamente tras confirmar su orden. A cambio se le puede ofrecer un pequeño descuento o un incoterm más ventajoso.

Mayor margen comercial. Como os venía contando hasta el momento, gracias al comercio electrónico, se elimina gran parte de la red comercial de una empresa; y de ahí que los costes se vean reducidos en gran medida. De esta manera la empresa puede disponer de un margen de beneficios más elevado.

Mejores precios. En línea con el punto anterior la empresa vendedora podría ofrecer precios más competitivos.

Mayor información del producto. Una buena tienda online debe tener todo tipo de información y fotografías de los productos, además de la posibilidad de vídeos, infografías, personalizaciones sencillas y demás recursos. Todas estas facilidades hacen que el cliente disponga de más datos acerca de lo que va a comprar.

Control de stock. Cuando se tiene una red comercial convencional hay que estar a expensas de que la central comunique cada día el stock disponible o los plazos de entrega. Con el comercio electrónico el cliente puede saber esto antes incluso de realizar la orden; además de ello, una vez efectuado el pedido, el stock de la empresa se verá modificado automáticamente. Ello facilita mucho la gestión interna.

Presupuestos inmediatos. Una buena plataforma de comercio electrónico puede estar programada de tal manera que ofrezca la posibilidad de realizar un presupuesto inmediato. Claro está que si lo ofrecido al cliente es de su agrado éste podrá realizar la compra ahí mismo. En cambio, en las redes comerciales convencionales, para obtener un presupuesto, hay que contactar al comercial o a la delegación y esperar a que estos confirmen el dato.

Control de todo el proceso. Gracias al comercio electrónico es mucho más sencillo llevar un control exhaustivo de todo lo que sucede en la empresa, pues por una parte las operaciones están centralizadas, por otra parte hay menos personal implicado, y finalmente se tienen métricas de prácticamente todo, por lo que se podrán sacar análisis precisos para determinar qué opciones tomar.

Reputación. Existen diversos sistemas para que las tiendas online integren comentarios de clientes o incluso reseñas de éstos en plataformas ajenas al control de la empresa exportadora. Esto hace que el potencial cliente pueda tener una idea más certera de la seriedad de la compañía con la que tiene previsto hacer negocios. En cambio, en el comercio internacional convencional, ésto es mucho más complicado de saber.

Insertar comentario
1 Comentario
Imagen de Anónimo
Beneficios del comercio electrónico en el comercio internacional

Sin duda, el comercio electrónico es la puerta principal hoy en día para acceder a nuevos mercados. Y en muchos casos no se tiene en cuenta lo complejo que resulta hacer funcionar un negocio online. Obviamos la necesidad de herramientas de gestión con módulos específicos para cubrir todas las necesidades, tanto de venta y plataforma como el de la logística.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.