B·COME, proveedores sostenibles cubriendo nuevos nichos de mercado en el mundo de la moda

El mundo de la moda parece estar cambiando. Tanto los emprendedores de este sector como los consumidores, tienen cada vez más claro que otra forma de vivir y consumir la moda es posible. Ser responsable con nuestra forma de consumir y por tanto, reducir las consecuencias negativas que se desprenden de ella, es más que posible, es necesario. Y así comienza a cobrar importancia y protagonismo la moda sostenible, que además de diseñadores, fabricantes y consumidores necesita de los proveedores para existir. Aquí es dónde B·COME entrevió un nicho de mercado que estaba por cubrir y se lanzó.  

B·COME, proveedores sostenibles cubriendo nuevos nichos de mercado en el mundo de la modaB·COME, proveedores sostenibles cubriendo nuevos nichos de mercado en el mundo de la moda
  • linkedin
  • google+

Las firmas de moda se interesan cada vez más por desarrollar líneas de negocio sostenibles, y los consumidores quieren saber de dónde vino su ropa y bajo qué condiciones fue confeccionada, qué materias primas se emplearon y si se ha respetado la calidad final del producto y los derechos de aquellos que han participado durante todo el proceso. Es por todo ello que está apareciendo un nuevo nicho de mercado, el de las empresas que se dedican a poner en contacto proveedores éticos con diseñadores y firmas que quieren dedicar su trabajo a la moda sostenible, haciendo las cosas de otra manera.

De esta posibilidad de negocio se percató B·COME, un estudio de diseño de moda y agencia de sourcing de proveedores textiles enfocada a la sostenibilidad. Su objetivo: es analizar y entender las necesidades que tienen las marcas de moda y encontrar el proveedor óptimo que pueda cubrir sus necesidades. Siempre dentro del marco sostenible.

Alba García, graduada en International Business y Diseño de Moda, y Anna Cañadell, arquitecta, son los nombres detrás de B·COME, ellas explican por qué decidieron apostar por la moda sostenible así “Queremos construir en lugar de deconstruir, aportar valor a una industria demasiado estática y estandarizada. Creemos que la moda sostenible es mucho más que una tendencia o una moda pasajera, creemos y sabemos que las nuevas tecnologías permiten innovar dentro del sector, y que en un futuro no muy lejano las firmas de moda “convencionales”, sin apenas darse cuenta, también mostrarán interés hacia la moda sostenible.”

Tienen claro lo que significa para ellas la moda sostenible, no lo ven como una moda pasajera, o la forma puntual de limpiar el nombre de una marca concreta. Para ellas es una tendencia permanente que plantea un reto a las futuras generaciones, el de valorar la importancia de consumir con conciencia productos de calidad. Lo básico para estas dos emprendedoras es ser conscientes de que al final todo se reduce a las decisiones que cada cual toma a nivel individual.  

Por tanto, el objetivo de las dos diseñadoras, y cofundadoras de B·COME, es apostar por la sostenibilidad, ayudando a ampliar las oportunidades de empleo entre la India y Europa. La filosofía de su proyecto es que todos participemos en el cambio y que el diseño de moda sea totalmente transparente. Para ello, en el estudio de diseño trabajan codo con codo con las marcas y los propios proveedores y artesanos que producen los tejidos, los cuales son elegidos con mucho cuidado y exigencia.

Por ahora, trabajan con tejidos procedentes de India, aunque no descartan trabajar con otros países para ampliar su oferta e incluso buscar opciones más cercanas. En la actualidad están inmersas en diferentes proyectos, y a través de ellos están  en contacto con diferentes tipos de proveedores, desde pequeños artesano a proveedores verticales, como PRATIBHA en India, donde se cultiva el algodón orgánico y se producen grandes cantidades.

Por otra parte, la cofundadoras de B·COME también colaboran con proyectos sociales, uno de ellos es Anhootii, una marca que trabaja con una cooperativa de mujeres artesanas en la India, los beneficios de sus ventas en Europa, irán directamente a cubrir los gastos de una ONG para la escolarización y cuidado de más de 150 niños.

Para Alba y Anna, las principales dificultades con las que se topa un emprendedor de moda sostenible son la falta de información y un mercado todavía poco preparada. Pero gracias a ellas, la información, la experiencia y el acceso a proveedores sostenibles está más cerca cada día.

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.