Ha pasado sus inversiones españolas a una división de activos no estratégicos

Barclays estudia dejar España después de 40 años en el país

Barclays estudia "cuidadosamente" la venta de su negocio de banca minorista en España con el objetivo de dejar el país en 2016, sin que esto signifique una pérdida inmediata de puestos de trabajo, señaló hoy el portavoz Will Owen.

Barclays estudia dejar España después de 40 años en el paísBarclays estudia dejar España después de 40 años en el país
  • linkedin
  • google+

"No es que los empleados de Barclays en España vayan a quedarse sin trabajo mañana", dijo Bowen, que aseguró que el grupo analizará la mejor manera de ejecutar sus planes "con el mínimo impacto en los trabajadores y en los clientes".

El portavoz indicó que su división de banca minorista en España "es un buen negocio y apreciado", pero "no encaja en el nuevo plan estratégico" del banco, que busca reducir su tamaño (sobre todo en banca de inversión) y concentrar su negocio minorista en el Reino Unido. "No vamos a precipitarnos en la venta del negocio español, sino que buscaremos una salida mutuamente beneficiosa", afirmó el portavoz.

Bowen explicó que Barclays esperará a encontrar "un buen comprador" para sus activos en España, donde tiene 271 oficinas y emplea a 2.800 personas, 2.200 de ellas en banca minorista.

Entre las opciones más probables estarían vender el negocio bancario completo a otro grupo "o dividirlo y vender las partes", reconoció la fuente, que subrayó que aún no hay nada concreto al respecto.

Barclays está presente desde hace 40 años en España en las áreas de banca minorista, corporativa, banca de inversión, tarjetas, banca privada y gestión de patrimonios, pero su negocio se vio perjudicado por la crisis crediticia e inmobiliaria y su exposición a la deuda soberana.

Como parte de su plan estratégico, el banco anunció 14.000 despidos en 2014 y la creación de un "banco malo" donde depositará los activos "no prioritarios", lo que incluye la banca minorista en la Europa continental, con activos por 16.000 millones de libras (unos 19.500 millones de euros) en España, Portugal, Italia y Francia.