Bonificaciones, tarifas planas y capitalizaciones

Ayudas para emprender como autónomo

"Emprender es la mejor solución para salir del paro". En los últimos años, en cuántas ocasiones habrás escuchado o leído, este comentario u otros similares.

Ayudas para emprender como autónomoAyudas para emprender como autónomo
  • linkedin
  • google+

El emprendimiento se puede entender como una forma de poner en marcha un proyecto o de dar forma a un sueño, y ¿por qué no? Puede ser una forma de promover el autoempleo. Pero, teniendo en cuenta que los comienzos son difíciles en general, y en el mundo de la empresa en particular, hacerlo con algo de ayuda puede ser ventajoso.

Y por ayudas nos referimos a las que ofrecen distintos organismos públicos de nivel nacional o regional. Existen algunas bastante conocidas u otras que han hecho su aparición en los últimos años: ¿Cuáles son las más importantes?
Ayudas, bonificaciones y subvenciones suponen una importante base de apoyo para los autónomos, hemos elaborado una lista con algunas de las ayudas más interesantes para emprendedores y autónomos en 2015. ¿Qué tal si las analizamos?

Tarifa plana para nuevos autónomos

La más innovadora de las propuestas en materia de autoempleo fue la reducción (bastante considerable, por cierto) de las cuotas de autónomos que pagan los autónomos.

Es un tipo de ayuda que reduce la cuota mensual de la Seguridad Social para trabajadores por cuenta propia de  264,44€ a 55,78€ durante los primeros seis meses. Esta tarifa plana hizo su aparición en 2013 y tenía como objetivo promover el autoempleo entre los jóvenes, por ello estaba dirigida a menores de 30 años. Sin embargo, a partir del 2014 se extendió a todos los trabajadores que iniciaran su actividad por cuenta propia

La tarifa prevé una reducción de la cuota en tres rangos, con una reducción del 80% en los primeros seis meses, una reducción del 50% para los meses 7 y hasta que se cumpla un año como autónomo y una reducción del 30% desde uno hasta tres años.

Para disfrutar de la ayuda se deben cumplir dos requisitos básicos: no haber estado dado de alta en régimen de autónomos en los cinco años anteriores a la solicitud de la ayuda y no emplear a trabajadores por cuenta ajena.

Reducción fiscal para nuevos autónomos

La más novedosa de las ayudas llega en forma de reforma fiscal 2015, varios son los cambios que comenzaron a aplicarse el 01 de enero de 2015, sin embargo, una de las más interesantes es la deducción en la retención profesional de los autónomos que se den de alta por primera vez y que será del 9% del IRPF (frente al 19% de la retención general).

Este descuento se aplicará automáticamente sobre las retenciones de los autónomos durante el primer año, y por un periodo total de 3 años.

Ayudas para el autoempleo a desempleados

Uno de los objetivos que persigue la promoción del autoempleo es la reducción del número de desempleados, existen dos tipos de ayudas para que los desempleados apuesten por el empleo como autónomos.

La primera de ellas son las ayudas que se ofrecen desde las Juntas Autonómicas o las Diputaciones. Aunque y la forma y las condiciones pueden variar ligeramente se trata de bonificaciones, algunas de ellas de hasta el 100%, a nuevos empresarios autónomos que inicien una actividad laboral en un determinado municipio o región.

Este tipo de ayudas tienen unos requisitos bastante estrictos y en muchas de ellas es necesario estar empadronado en el lugar en el que se promueve la ayuda, además de otras condiciones.

Capitalización del paro

Consiste en el cobro de todo o de una parte de la prestación por desempleo siempre que este se destine a emprender una actividad empresarial.

Hasta el 2014, la capitalización del paro era un tipo de ayuda al que solo podían acceder hombres de hasta 30 años y mujeres y personas discapacitadas hasta los 35 años.

Sin embargo, las reformas llevadas a cabo permiten que, a partir de 2015, cualquier desempleado pueda solicitar el cobro de toda la prestación por desempleo a la que tiene derecho para emprender.

Fomento local, territorial, de industrias o sectores

Desde hace algunos años, se han empezado a promover iniciativas que promueven el desarrollo de zonas rurales, o que tiene por objetivo que determinados sectores u oficios tengan presencia en zonas rurales o locales determinadas.

Estos objetivos se suelen conseguir mediante ayudas a autónomos o empresarios para el inicio y la puesta en marcha de la actividad.

Son una buena forma de emprender si no se tiene muy claro de qué abrir un negocio que funcione y las ayudas suelen ser bastante interesantes.

Emprender y contratar

Emprender sin ayudas es costoso en España para un autónomo que trabaja solo, pero lo es aún más para las empresas que, desde sus inicios tiene que contratar a personal. En este caso, existen dos alternativas, para reducir los pagos.

Tarifa joven: para contratación de jóvenes

Es una bonificación que prevé una reducción de hasta el 100% de las cotizaciones para empresas que contraten a trabajadores con una edad inferior a 30 años.

El contrato deberá tener una duración mínima de seis meses. En el caso de jornadas reducidas, para poder disfrutar de la bonificación, el empleado deberá tener un horario que sea de, al menos, 50% de horarias con respecto a un trabajador con horario normal.

Bonificación por contratación de mayores de 45 años

Los jóvenes emprendedores de menos de 30 años podrán acceder a una bonificación del 100% en la reducción de las cuotas a la Seguridad Social por cada trabajador mayor de 45 años que contraten.

Se podrán acoger a esta bonificación los emprendedores que no tengan otros trabajadores y siempre que el contrato tenga una duración mínima de 18 meses. Además, es requisito imprescindible que el trabajador llevara más de 12 meses en paro en el momento de la contratación.

Las ayudas son un apoyo, pero solo temporales

Las ayudas al emprendimiento favorecen salvar los costes asociados a los primeros meses, es decir, hasta que la empresa empieza a dar beneficios.

Sin embargo, un error habitual de muchos emprendedores es pensar que las ayudas sirven para “mantener” a la empresa, una idea muy alejada de la realidad.

La planificación, el asesoramiento, el análisis del proyecto, el trabajo constante, la iniciativa y unas buenas fuentes de financiación serán la clave para emprender una actividad empresarial con éxito, por supuesto, contar con una o varias bonificaciones pueden ayudar, pero no es el único punto en el que hay que apoyarse.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.