Autónomo o empresa, ¿qué es más conveniente?

Una de las mayores dudas que suelen tener los emprendedores a la hora de comenzar con un proyecto pasa por escoger entre ser empresa o autónomo, una decisión clave que puede hacer que más adelante tengáis más ventajas o problemas, dependiendo del caso.

Autónomo o empresa, ¿qué es más conveniente?Autónomo o empresa, ¿qué es más conveniente?
  • linkedin
  • google+

Por esa razón vamos a echar un vistazo a las principales ventajas e inconvenientes de ser uno u otro.

Autónomo o empresa, ¿qué es mejor?

Bueno, primero de todo os diré que no hay una figura que sea mejor que la otra, sino que simplemente son diferentes, cada una con sus peculiaridades:
 

  • Impuestos

Como ya sabréis las empresas cotizan sus beneficios en base al Impuesto de Sociedades (IS), mientras que los autónomos lo hacen en base al impuesto de la renta (IRPF). ¿Qué conviene más? Pues dependerá de los beneficios que tengáis, me explico.

El Impuesto de Sociedades tiene un tipo fijo del 30% para las grandes empresas y de un 25% para las PYMES (en el País Vasco hablaríamos de un 28%). Teniendo eso en cuenta pensad que un autónomo paga en base a la tabla del IRPF por actividades económicas, que parte del 20% y llega al 47%, por lo que hay un punto en el que económicamente es más rentable ser empresa (a partir de los 20.200 euros de beneficio).
 

  • Responsabilidad

Los autónomos son responsables al 100% de sus acciones en cuanto a deudas se refiere, mientras que los administradores de las sociedades, por lo general, no lo son. Y digo “por lo general” ya que con ciertos tipos de sociedades, o en casos de delito, esta ventaja desaparecería.

Ahora bien, también es cierto que los bancos, en caso de que no vean a las sociedades muy estables, exigen que las garantías de los préstamos se hagan a título personal, por lo que esta virtud podría quedar difuminada. Además de ello, si una empresa se encuentra en el RAI, de poco servirá que sea sociedad, o autónomo, ya que verá cómo la financiación y las relaciones comerciales se le complican. Tened en cuenta que las empresas, para hacer créditos comerciales, suelen recurrir a servicios de consulta de RAI como el de Infocif. Así pues este punto es un tanto subjetivo.


 

  • Gestión

Indudablemente es mucho más sencillo gestionar la documentación de un autónomo que la de una empresa. El primero, a lo sumo, tendrá que llevar unos sencillos libros de contabilidad y no tendrá que hacer más que rellenar unos documentos; pero el segundo, la empresa, tendrá que presentar las cuentas anuales en el Registro Mercantil, tendrá que seguir una serie de pautas para las reuniones de la junta, para llevar la contabilidad general y más. Una gestoría también os cobrará más siendo empresa que siendo autónomo, obviamente.
 

  • Imagen

En cuanto a imagen se trata, de cara a los proveedores y clientes, queda más profesional ser una empresa. Ahora bien, dependiendo del sector en el que os mováis la cosa podrá variar mucho.
 

  • Empleados

Siendo autónomos podréis contratar personal, pero cierto es que atendiendo al punto de la responsabilidad, en caso de problemas, todo recaería directamente sobre vosotros. En el caso de las sociedades asumiréis menos riesgos.
 

  • Inversiones

Si necesitáis una inyección de capital de un inversor privado tendréis muchísimas más opciones de hacer negocio siendo empresa que siendo autónomo, pues a cambio del dinero podréis dar una participación societaria.
 

  • Burocracia y capital inicial

En este aspecto sale perdiendo la empresa, pues para montar una el trámite puede durar varias semanas (a no ser que compréis una que ya está creada). Además de ello a las sociedades limitadas, que son las más frecuentes, se les pide un capital mínimo de entorno a los 3000 euros. Un autónomo no requiere de capital mínimo y el trámite lo podrá completar en unas horas.

Si queréis comenzar con un negocio, sed autónomos; y si veis que funciona y los beneficios se incrementan, constituiros como sociedad.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.