La Responsabilidad Social de Empresas integra los valores de la sociedad en las compañías

Así puedes convertir tu empresa en socialmente responsable

La Responsabilidad Social de las Empresa (RSE) es la incorporación de forma voluntaria en el día a día de una empresa de las preocupaciones de la sociedad con el fin de acercar a la empresa a los valores de los ciudadanos y mejorar la alineación de los trabajadores con las prácticas de la compañía. Las grandes empresas, especialmente las cotizadas, están incorporando estos principios, que cuesta que alcancen a las pymes. ¿Quieres saber por qué y cómo implantar la RSE en tu empresa?

Así puedes convertir tu empresa en socialmente responsableAsí puedes convertir tu empresa en socialmente responsable
  • linkedin
  • google+


Qué es RSE



La Responsabilidad Social de las Empresas es la integración voluntaria, por parte de las empresas, de las preocupaciones sociales y medioambientales en sus operaciones comerciales y sus relaciones con sus interlocutores. Esta definición fue creada por la Comisión Europea en 2001 y sustituida en el 2011 por “la responsabilidad de las empresas por su impacto en la sociedad”.



Marta Fernández, consultora de CSR Consulting, explica que RSE es “la mejor manera de que las empresas devuelvan a la sociedad parte de los beneficios obtenidos en forma de acciones responsables con la comunidad”. José Luis Vega, profesor de ESIC, añade que la RSE es “una práctica voluntaria que supone incorporar en todas las operaciones de la empresa los valores sociales vigentes”.



Qué problemas soluciona



José Luis Vega afirma que la RSE apareció por la “separación aparente que existe entre las empresas y la sociedad debido al paradigma de que los negocios y la sociedad son compartimentos estancos”. La RSE ayuda a eliminar la falta de alineación de los trabajadores con las prácticas de sus empresas y, por tanto, a reducir la desmoralización”.



Marta Fernández indica que la esencia de la RSE es “conocer cuáles son los retos fundamentales para el desarrollo sostenible de los lugares sobre los que las empresas tienen impacto”.



Las ideas clave de la RSE



El profesor de ESIC afirma que la idea clave de la RSE es que la empresa “no haga nada que no esté de acuerdo con los valores sociales”, aunque aclara que esos valores no son universales: “no son los mismo en todos los países ni son iguales en el tiempo”. 



Marta Fernández explica que la aplicación de políticas de Responsabilidad Social de las Empresa en España está basada principalmente en cinco áreas estratégicas:



  1. Valores y principios éticos

  2. Calidad de vida laboral

  3. Apoyo a la comunidad

  4. Marketing responsable

  5. Protección del medioambiente


Sectores en que más se utiliza



El profesor Vega asegura que no existen sectores más destacados en la implantación de las políticas de RSE, pero sí sectores “más sensibles” a la necesidad de marcar reglas de actuación. Es el caso del textil, afectado por las externalización de producción a los países del tercer mundo, conocidos por sus prácticas deficientes en materia de derechos laborales. Por ello, las multinacionales del sector firman acuerdos con unos “códigos éticos mínimos”, aunque después existen dudas sobre su cumplimiento.



La consultora de CSR explica que en la implantación de políticas de RSE llevan la delantera las empresas cotizadas. Según el informe del 2013 sobre la RSE en España de la Comisión Europea, 17 empresas españolas -Acciona, Amadeus, BBVA, Banco Santander, Caixabank, Enagás, Endesa, Ferrovial, FCC, Gamesa, Gas Natural, Iberdrola, Inditex, Indra, Mapfre, REE, Repsol- han sido seleccionadas en el índice DJSI13 en 2012, que agrupa a las empresas rentables que incluyen en su gestión criterios de sostenibilidad.



La implantación de la RSE en las pymes españolas



José Luis Vega afirma que conocer casos de éxito en implantación de RSE en las pymes españolas es “muy complicado” debido a las reticencias de muchas de ellas a entregar información. Muchas empresas “callan lo que hacen mal y lo que hacen bien”, se lamenta el profesor de ESIC.



Con todo, la consultora de CSR cree que “la RSE es un buen negocio”, ya que las empresas que cuentan con programas de RSE han demostrado ser más rentables y han conseguido capear el temporal de la recesión mejor que sus contrapartes ‘irresponsables’ porque la RSE genera oportunidades para incorporar la integridad y la ética en el negocio”.



Marta Fernández pone como ejemplo la experiencia de su empresa con la incubadora valenciana de empresas sociales Socialnest, que impulsa negocios enfocados a la integración de colectivos vulnerables, la conservación del medio ambiente, la promoción de la sostenibilidad y de las culturas autóctonas, así como otros objetivos clásicos de RSE.



Redes/Asociaciones en España



El Consejo Estatal de Responsabilidad Social de las Empresas (CERSE), presidido por el Ministerio de Trabajo e Inmigración, se constituyó como una alianza público-privada compuesta por 56 miembros de organizaciones empresariales, sindicatos, otras organizaciones sociales, y los tres niveles de Administraciones Públicas.



En el sector privado, cabe destacar la recién constituida Asociación DIRSE, la Red Española del Pacto Mundial, el Club de Excelencia en Sostenibilidad, el Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa y Forética.



Cuáles son los inconvenientes y problemas en la aplicación



“Uno de los principales inconvenientes que hemos observado a la hora de aplicar las estrategias de RSE está vinculado a la selección de los indicadores apropiados para la medición del desempeño”, afirma Marta Fernández, quien añade que “la proliferación de estándares, requerimientos e índices de RSE crea confusión en las empresas y paraliza su acción, al tiempo que impiden un adecuado seguimiento de las recomendaciones y dificultan su medición en la implantación efectiva en las empresas”.



José Luis Vega destaca que para la implantación de políticas de RSE “se necesita cohesión de los departamentos de la empresa, que tienden a actuar como compartimentos estancos”. Es necesario que la información fluya por toda la organización, lo que supone “ir pisando todos los callos”, explica el profesor de ESIC, que aclara que ese flujo de datos se convierte en una ventaja, ya que cuando acaba el proceso “la empresa se conoce a sí misma”.



Cómo empiezo a aplicarlo a mi empresa



Marta Fernández se muestra partidaria de implementar una estrategia de RSE estructurada en siete fases:



  1. Reflexión inicial. ¿Para qué debemos mejorar?

  2. Diagnóstico. ¿Dónde estamos?

  3. Planificación. ¿Hacia dónde queremos ir?

  4. Implementación. ¿Cómo avanzamos?

  5. Monitoreo y evaluación. ¿Hemos avanzado todo lo que esperábamos?

  6. Comunicación y reporte. Así lo hemos hecho

  7. Revisión y mejora/Aprendizaje. ¿En qué podemos mejorar?


José Luis Vega destaca la necesidad de empezar por “un compromiso claro de la dirección”, ya que de lo contrario la estrategia nunca tendrá éxito. El profesor de ESIC también es partidario de designar un “responsable de RSE” en la empresa, con capacidad para seleccionar a su propio equipo, antes incluso de abordar el análisis interno y de la competencia en materia de RSE. “La primera necesidad social de una empresa es ganar dinero”, explica Vega, quien añade que la RSE va más allá al hacerse cuestiones sobre “cómo lo gana” para alinear a los trabajadores y la sociedad con la estrategia de la empresa.