Es el mejor restaurante del mundo

Así es El Celler de Can Roca

Jordi, Josep y Joan, las ‘Tres Jotas’ de la alta cocina, han recuperado el título que les corona como el mejor restaurante del mundo, después de que el año pasado la perdieran a favor de Noma de Copenhague. En los platos de El Celler de Can Roca, nada distorsiona, cada pieza encaja al milímetro con aquello que la rodea.

Así es El Celler de Can Roca ...y, estos son Jordi, Josep y Joan
  • linkedin
  • google+


Los tres hermanos pasaron su niñez y fueron creciendo en Can Roca, el restaurante que sus padres regentan en el barrio gironense de Taialá, entre el bullicio de platos, ollas y clientes. El bar era su salón, el cuarto de juegos, la sala de estudio y donde miraban la televisión.



De la cocina salían los aromas de los guisos que la matriarca de la familia preparaba de manera generosa, sencilla y honesta, que han servido de base a los tres hermanos para hacer una cocina refinada y muy imaginativa, espléndida, sin el mínimo error en sus recetas, donde prima el sabor, la elegancia, el sentido del humor, la técnica y la estética, recuerda el crítico gastronómico.





Alta cocina a tres bandas



En su restaurante El Celler de Can Roca, ubicado en Gerona, los tres hermanos, han obtenido el premio nacional de Gastronomía y tres Estrellas Michelin. Son tres cabezas brillantes trabajando con libertad en campos separados, donde se unen el mundo dulce, el mundo líquido y el mundo salado, es decir, Jordi, Josep y Joan.



“Lo que importa es que el cliente salga contento y tenga ganas de volver, independientemente de si el restaurante es el número uno o el número dos, el tres o el cincuenta, o tengamos tres estrellas o dos”, comentó Joan en el año 2009, en el Bar Tomate de Madrid celebrando la tercera Estrella Michelin.



Así es su cocina



Su cocina mira al Mediterráneo, donde el cliente encontrará una sucesión de platos elegantes y sutiles, rematados con las últimas técnicas empleadas en cocina, las cuales encuentran una prolongación natural en el vino con el que se acompañan.



Lo que huele la nariz de Josep, que es el sumiller de la familia o ‘camarero de vinos’, como el mismo se define, sus dos hermanos lo convierten en recetas saladas o dulces, como la 'comtessa de espárragos con trufas' o el 'lenguado a la brasa sobre velo de leche'.



Esparragos a la Romana con tinta y romesco



Esta receta plantea la falsa ilusión de comerse un calçot (una cebolla tierna) recién salido de las brasas del fuego, gracias al efecto de piel quemada que conseguimos con el rebozado teñido por la tinta de sepia.



Sin embargo, no hay decepción alguna al descubrir que lo que degustamos, en realidad, es un sabroso y tierno espárrago que combina perfectamente con la salsa romesco. Esta, a pesar de ser un poco laboriosa de llevar a cabo, es extremadamente sabrosa.



 



 




 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.