Pasión por el proyecto, ilusión, formación y mucho esfuerzo, claves para el éxito

Aprovecha el talento que hay en ti y emprende

Tomar la decisión de poner en marcha una  idea que te gusta y que creer que se puede convertir en un negocio rentable, es una de las cuestiones que, en ciertas ocasiones, llevan a los emprendedores a plantearse, si seguir adelante o no. “Lo peor que puedes hacer, es no hacer nada y quedarte preguntandote, me tiro a la piscina o no me tiro”, señala Alberto Sánchez, joven emprendedor y socio fundador de K2a soft

Aprovecha el talento que hay en ti y emprendeAprovecha el talento que hay en ti y emprende
  • linkedin
  • google+

Lo primero que se tiene que plantear un emprendedor para desarrollar una idea que le apasiona y en la que cree, es si está formado para ello y si está dispuesto a trabajar mucho, con constancia e ilusión para conseguir el éxito de su empresa, comenta Alberto Sánchez, impulsor de K2a soft.

Sánchez también opina que es de vital importancia tener ilusión en estudiar “cómo está el mercado, y si el proyecto puede ser rentable, para lo que hay que realizar un detallado estudio de los gastos que puedes tener”.

En ciertas ocasiones, el miedo a fracasar es uno de los motivos por los cuales muchos emprendedores no ponen en marcha sus proyectos. A la hora de montar una empresa es importante buscar un sector que esté en alza y, si es posible, tener algunos clientes antes de arrancar.

“No hay que tener miedo, si tienes claro lo que vas a hacer,  pero sí que sientes incertidumbre. Nosotros, nos movemos en un sector efervescente, como es el desarrollo de aplicaciones para webs, creación de webs corporativas para empresas, tiendas online y aplicaciones de gestión, a medida, en Internet”, comenta este joven emprendedor.

Para Sánchez las claves para que un nuevo negocio tenga éxito, están en trabajar mucho, con constancia, intentar mejorar cada día y perfeccionar tu producto, además de “dedicarte al 100%”.

Asimismo, es preciso buscar oportunidades, tener pasión y formación, así como “buscar cada día nuevos clientes”. "Quedarse  encerrado en la oficina, no es el camino para que el negocio salga adelante”, asegura.   

El emprendedor, “se hace, no nace”, y no hay edad para ello, aunque siempre hay casos especiales de jóvenes precoces, que son los llamados “genios”. Cualquier persona es capaz de emprender, “sólo hace falta tener una buena idea, formación, ilusión, pasión y deseos de ser el mejor o, al menos,  intentarlo”.

De igual manera, asegura que lanzarse a  montar un negocio propio, es muy gratificante, pues el emprendedor, es “su propio jefe”.