• linkedin
  • google+

De esta medida podrán beneficiarse 1,3 millones de personas físicas y más de un millón de pymes a las que Hacienda no les exigirá el pago del IVA repercutido en las ventas hasta que cobren las facturas.

La vicepresidenta, Soraya Sáez de Santamaría avanzó que, entre las medidas fiscales, se amplía a 400.000 euros, frente al anterior límite de 200.000, la cifra de fondos propios que debe tener una empresa como requisito para que inviertan los denominados "business angel".

Además, la ley contempla que las empresas con un volumen de negocio inferior a diez millones de euros podrán deducirse hasta un 10 % de los beneficios obtenidos en el periodo impositivo que se vuelvan a invertir en la actividad económica.

La norma introduce la figura del emprendedor de responsabilidad limitada, por la que los autónomos no tendrán que responder con su vivienda habitual -si ésta no supera los 300.000 euros- de las deudas derivadas de su actividad empresarial, por las deudas empresariales.

También establece el mecanismo de "la segunda oportunidad" que permitirá a los empresarios con deudas que no superen los cinco millones de euros acudir a una vía extrajudicial de negociación en vez de al concurso de acreedores.

Entre otros aspectos, también prevé la deducción del 10 % en el impuesto de sociedades para los empresarios que reinviertan sus beneficios en la actividad económica o la deducción por I+D, que también podrá ser abonada, con un límite máximo conjunto de 3 millones de euros anuales.

Para las empresas que inviertan en I+D a partir del 1 de enero de este año el coste estimado (ahorro para los contribuyentes) es de 427 millones de euros con efectos en 2015 y, de esta medida, se podrán beneficiar más de 4.000 empresas.

En la ley se ha incluido que el Gobierno concederá el permiso de residencia a los extranjeros que compren viviendas por un importe superior a 500.000 euros, frente a los 160.000 anunciados, y a los que compren deuda pública por encima de 2 millones de euros.

Asimismo, recibirán el permiso de residencia los extranjeros que hagan una inversión significativa o destinada a proyectos empresariales de interés general, como es el caso de la creación de puestos de trabajo o de una aportación a la innovación científica y tecnológica.