Alberto Ferruz ha sido premiado con su primera Estrella Michelín por su trabajo en BonAmb

Cuando el éxito llega en forma de Estrella Michelín

"Un buen equipo es tan importante como el cocinero que da la cara en el restaurante, ya que sin sus miembros el proyecto BonAmb no habría salido adelante", declaró a Infocif.es, el joven Alberto Ferruz (29), emprendedor y cocinero galardonando este año con su primera Estrella Michelín.

Aprende a emprender con un Estrella MichelínEl equipo que ha ganado la Estrella Michelín
  • linkedin
  • google+


Fue en Zaragoza, donde a la temprana edad de 14 años se inició en el mundo de la cocina, para más adelante pasar a ser estudiante de la prestigiosa escuela de restauración Txoko del Gourmet, ubicada en San Sebastián. 



Además, Ferruz ha trabajado con reconocidos Chefs españoles y extranjeros como Martín Berasategui, Alan Olivier(Francia), Quique Dacosta o Raul Aleixandre de los que reconoce haber aprendido los secretos del "buen hacer” en la cocina, así como compartido instructivas experiencias.



“Las ilusiones se hacen realidad con mucho trabajo, a partir del cual todas las cosas salen”, confiesa.



BonAmb, abierto hace dos años junto a su mano derecha el sumiller Pablo Catalá, está situado en la localidad alicantina de Jávea, y se caracteriza por preparar "platos sencillos, sin misterio, con productos típicos de la zona y del mar Mediterráneo, unificando recetas tradicionales en desuso con una cocina moderna vanguardista"



Este joven emprendedor asegura que la mejor publicidad de su restaurante la hacen los clientes y los vecinos mediante “el boca a boca”, sin embargo también trabaja las redes sociales como Facebook. 



En respuesta a la pregunta ¿cuál es la diferencia entre BonAmb y otros restaurantes con Estrella Michelín en España? Ferruz indico no saber exactamente el motivo por el que se le ha otorgado el mayor reconocimiento del mundo, aunque supone que será por su "buen hacer diario”.



Este cocinero nos explicó que el jurado no avisa cuando va a un restaurante a comer y que no se identifica.



“Lo que desean es ver y evaluar cómo funciona el restaurante durante un día normal de trabajo. Llegan, comen, observan, pagan  y se van como un cliente más. Es una forma de actuar muy noble y justa”, comentó



Asimismo, Ferruz recordó que existen muchos restaurantes, que son “muy buenos y con una excelente cocina, pero que no tienen Estrella Michelín”. Por eso, al emprendedor le aconsejaría que crea en su proyecto, que lo ponga en marcha y que trabaje mucho.



Este emprendedor siente “una gran alegría e ilusión” por haber recibido su primera Estrella Michelín, ya que además es su primer restaurante. 



Este reconocimiento les sitúa en el mapa entre mejores chefs del mundo, lo cual considera un gran premio al esfuerzo realizado, tanto por los fundadores como por su equipo, del que dice que sin él no hubieran ganado una Estrella Michelín.