Aprende a correr riesgos para no perder oportunidades

Cualquier emprendedor, empresario o autónomo debe correr riesgos en alguna ocasión si no desea perder oportunidades. En estas ocasiones el miedo puede ser paralizante y es importante que aprendamos a hacer las cosas, aunque nos den miedo.

Aprende a correr riesgos para no perder oportunidadesAprende a correr riesgos para no perder oportunidades
  • linkedin
  • google+

El riesgo empresarial se puede definir como un evento incierto que en caso de suceder puede tener un efecto negativo sobre nuestro proyecto o nuestra empresa. Por lo tanto, es preciso que aprendamos a manejar ese riesgo de forma eficiente en lugar de lamentarnos o quedarnos sin hacer nada.

¿Cómo gestionar el riesgo?

Hoy te proponemos varios consejos para que sepas gestionar los riesgos de tu proyecto empresarial, de forma que logres seguir adelante a pesar de las incertidumbres que se puedan presentar:

Identifica las causas de los riesgos

Todo riesgo tiene una causa por lo que si somos capaces de identificar esa causa podremos minimizarla y tener previsto lo que pueda suceder. Piensa en los riesgos de tu proyecto, de donde pueden provenir y estudia esa causa.

Establece los riesgos más probables

Cada riesgo supone la posibilidad de que suceda un evento, pero esa posibilidad puede ser más o menos lejana. Por ese motivo, es imprescindible priorizar y analizar los riesgos más probables sin descuidar el resto, aunque dejándolos en un segundo lugar.

Distribuye los riesgos

Si tu negocio o tu proyecto están comenzando y tienes miedo de asumir grandes riesgos, puedes empezar asumiendo varios riesgos más pequeños, de forma que el riesgo se distribuya y si sucede algo negativo no tenga un gran impacto sobre tu empresa.

Planifica y define al responsable de la gestión de cada riesgo

La gestión de un riesgo supone la planificación de lo que vamos a hacer en caso de que suceda el hecho incierto. En esa planificación deberemos determinar tanto las tareas a realizar como el responsable de hacer cada tarea. Siempre pueden surgir imprevistos, pero si ya hemos planificado los afrontaremos con mayor seguridad.

Visualiza el éxito

Nuestra imaginación y nuestra mente son muy poderosas por lo que el simple hecho de imaginarte el éxito de tu proyecto ya es un paso importante hacia esa situación. Piensa en ese momento de éxito, cómo es, con quién vas a estar, dónde, qué sentirás. Guarda esa emoción y las sensaciones que te produce dentro de ti y cada vez que te enfrentes a un riesgo que te produzca temor recuerda esa emoción de éxito.

No dejes de aprender

En muchas ocasiones sentimos miedo porque no tenemos suficiente información o formación sobre un determinado aspecto de nuestro negocio y esto hace que sintamos que estamos ante una situación de riesgo.

Si te sucede esto en tu proyecto emprendedor es el momento de buscar formación y personas con experiencia que te puedan orientar. Además, no puedes olvidar que es imprescindible aprender tanto de los aciertos como de los errores, puesto que siempre se puede extraer una lección.

Si el riesgo se materializa actúa

Si el evento incierto que podía materializarse y suponer algo negativo para tu empresa o proyecto sucede, es el momento de actuar y buscar soluciones y alternativas, en lugar de lamentarse y buscar culpables.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.