Reconocimiento a la capacidad de llevar la innovación al mercado

“Haber entrado en la Champions League de la innovación en Europa es muy importante para Starlab”

Ana Maiques, socia y cofundadora de Starlab - empresa que transforma ciencia en tecnología - ha recibido de manos de la Unión Europea el tercer premio a la mujer más innovadora 2014 por combinar la excelencia en el campo científico y haber conseguido llevarlo al mercado creando su propia empresa.    

Ana Maiques, premiada como la tercera mujer innovadora 2014 por la UE Ana Maiques, junto a la comisaria de Investigación de la UE, Máire Geoghegan-Quinn recibiendo el tercer premio de Mujeres Innovadoras 2014
  • linkedin
  • google+

Junto a su marido, Giulio Ruffini, Maiques llevan más de 10 años dedicándose al desarrollo de dispositivos de investigación en el campo del espacio y la neurociencia. Esta científica y empresaria nos cuenta sus pensamientos e inquietudes tras recibir este galardón el pasado 10 de marzo. 

¿Qué es Starlab?

Starlab se funda en el año 2000 como empresa dedicada a la investigación en campos como el espacio y la neurociencia. "Como ejemplo de situaciones concretas, tenemos sistemas de satélites que miden la humedad que hay en el terreno para optimizar el uso del agua, la nieve que hay en los pirineos o la calidad de las aguas del satélite", explica Maiques, quien añade que además en la parte de neurociencia han desarrollado unas tecnologías para simular el cerebro con aplicaciones en el campo del dolor, la rehabilitación de un ictus o la depresión.

¿Quiénes son los fundadores de este negocio?

Fuimos dos, Guilio Ruffini y yo. Guilio es mi marido, físico y matemático, y los dos juntos fundamos la compañía.

¿Qué valoración haces de estos catorce años como ejecutiva?

La valoración es que si quieres dedicarte a las partes de la investigación debes recorrer un camino muy largo porque una cosa es investigar y desarrollar un prototipo y otra cosa es hacer un producto que lances al mercado y mi conclusión para ello es que se tarda mucho tiempo.

¿Por qué decidisteis establecer la compañía en este sector?

El campo del espacio y del cerebro nos parecían dos áreas donde todavía queda mucha tecnología por desarrollar. Creemos que son dos áreas de tecnología relativamente nuevas con pocas aplicaciones en el mercado y creíamos que como empresa había un lugar para empresas que les gustasen la investigación pero que tengan una voluntad  comercial de que esto tenga cabida en el mercado y tenga un impacto en la sociedad.

Por un lado, las áreas que escogimos eras visionarias y por otro lado, creo que el modelo de negocio de tener una empresa de investigación con una voluntad muy comercial, era algo que no existía en este país y era bueno probar si eso podía funcionar.

¿Qué tipo de producto/servicio ofrece Starlab?

Hay una parte que tiene que ver más con la gestión del agua, la monitorización de la humedad del terreno, etc. Y luego hay otra parte que tiene que ver más con las aplicaciones médicas de estudio del cerebro.

¿Qué reconocimientos ha recibido Starlab?

El primero fue el de la ciudad de Barcelona que nos dio un premio en el 2006 a la empresa innovadora y desde entonces hemos recibido muchos premios como el Premio de Endesa a la innovación, el Fórum Internacional de la Salud también nos dieron un premio como mejor empresa espacial, recientemente otro como mejor empresa innovadora en Cataluña.  La Comisión Europea también nos premió uno de nuestros proyectos de investigación, es decir, acumulamos bastantes reconocimientos.

¿Qué supone recibir el tercer puesto a la Mujer Innovadora 2014 otorgado por la Unión Europea?

A este premio se presentaron unas 70 mujeres de toda Europa, la Comisión Europea designó un panel de expertos independientes y hace aproximadamente un mes fui a Bruselas a defender la candidatura de Starlab frente a otras nueve mujeres que habían quedado finalistas. La verdad es que el panel era muy bueno, muy experto, hicieron preguntas difíciles y correctas, y por eso, estoy muy contenta sobre todo porque la primera ganadora es alemana, la segunda holandesa y creo que haber conseguido meterte en la Champions League en la innovación en Europa es muy importante para nuestra compañía.

¿Qué reconocen estos premios?

El Premio Mujer Innovadora Europeo no solo reconoce la capacidad de innovación en cuanto a tecnología que las empresas han desarrollado sino su capacidad de llevarlas al mercado. Las tres empresas finalistas somos negocios que vendemos nuestros productos en el mercado y yo creo que eso es una de las cosas que la Comisión ha valorado mucho, ser innovadoras y además ser capaces de, con esa innovación, crear empresas, puestos de trabajo y que esos productos estén en el mercado y tengan un impacto.

¿Por qué crees que has sido la elegida?

Creo que las áreas en las que trabajamos son muy innovadoras, el tema del espacio y el cerebro son dos campos muy atractivos y originales y nosotros ya hemos vendido nuestros productos en más de 30 países, tenemos una sede en EE.UU. y estamos internacionalizados. Yo creo que han premiado la originalidad de nuestra innovación y la capacidad de ejecutar esa innovación de una manera global e internacional.