Son pequeñas casitas que permiten independencia absoluta pero cuentan con todo tipo de servicios

Alojamiento en Guadalajara de Hotel Rural Apartamentos Los Quiñones

Hotel Rural Los Quiñones “es una casona de piedra, dividida en distintos apartamentos totalmente equipados que disponen de jardín con área de juegos infantiles, un porche con barbacoa junto a la cascada, además de un comedor donde realizan platos con productos típicos de la zona”, comenta Ana Lorente responsable de este hotel.

Alojamiento en Guadalajara de Hotel Rural Apartamentos Los QuiñonesAlojamiento rural en Hotel Rural Apartamentos “Los Quiñones”
  • linkedin
  • google+

Los Quiñones se encuentra en Peralejos de las Truchas, en el Parque Natural del AltoTajo, entre la serranía de Cuenca y la Sierra de Albarracín. Abren todo el año, ya que todas las épocas tienen algo diferente que ofrecernos: animales, naturaleza, deportes, además de contar con un asesoramiento personalizado en cuanto a las mejores rutas para visitar.

Este hotel rural se crea en 1995, pero “desde entonces hasta ahora ha sido una continua evolución, ya que hemos ido cambiando los alojamientos, aumentando en tamaño, hemos hecho apartamentos nuevos y ofreciendo servicios nuevos”, explica Ana.

Esta empresaria decide asentarse en este sector porque vio un nicho de mercado sin explotar ya que la zona es muy turística históricamente. “Aquí no había nadie ni nada, me daba la sensación de que era una oportunidad para el turismo de todo el año y que faltaba alojamiento. No había nada que se pareciera a esto”, explica Ana.

El capital social que invirtió para empezar con su negocio hace ya casi 20 años fue de 3.000 euros, y durante todo este periodo de tiempo, y a pesar de la crisis, se están manteniendo gracias a que ofrecen un precio muy competitivo.

Nos diferencia el trato humano, el hecho de que no solamente estamos vendiendo un alojamiento, estamos vendiendo sensaciones, experiencias, estamos siempre dispuestos a asesorar en la medida que el cliente lo solicite”, comenta Ana.

Crear este hotel rural fue sueño para Ana y su buen funcionamiento se basa en dos pilares fundamentales, el trabajo y la constancia.