Entrevista a Mónica Rubacado, directora general de Alma en pena

Alma en pena, del cierre de un negocio al pódium del calzado

Con el ‘alma en pena’ se pueden crear negocios y también imperios. Si no que se lo digan a Mónica Rubacado, que tras la venta de una empresa propia a la que tenía “mucho cariño”, decide crear una firma de calzado donde plasmaría esa “tristeza” anterior. Así nace Alma en pena, un “imperio” de zapatos para la mujer que ya está presente en más de 1.500 puntos de venta en medio mundo.

Entrevista a Mónica Rubacado, directora general de Alma en penaAlma en pena es una firma de calzado de mujer presente en casi todo el mundo
  • linkedin
  • google+


¿Cómo definirías Alma en pena?



Alma en pena nace en el año 2006 con el propósito de dedicarse a la venta de zapatos de mujer. Los tres socios que formamos parte de este proyecto hemos dedicado toda nuestra vida al sector del calzado, trabajando en tiendas propias del sector y decidimos seguir haciendo lo que nosotros sabíamos.



Quisimos cambiar el método de tener tiendas para vender a través de ellas. Le dimos vueltas al nombre de la empresa, que es un poco curioso, y al final por circunstancias y por acabar de vender una empresa nuestra que teníamos con mucho cariño, surgió el nombre de Alma en pena.



996147_10154519129115313_5987997408251776409_n.jpgComenzamos así con la primera colección, que tuvo mucho éxito. Por un lado por la marca y por otro, por el tipo de calzado que es, ya que es un calzado dirigido a una mujer moderna, que quiere ir todos los días ideal pero cómoda.



¿Cuánto tuvisteis que invertir en el negocio?



De inicio tuvimos que invertir unos 200.000 euros.



¿Qué porcentaje de crecimiento registra la empresa desde su nacimiento?



Ha habido años en los que ha crecido menos a causa de la crisis, pero este año hemos notado un fuerte crecimiento en torno a un 30%.



¿Cuándo comienza Alma en pena su internacionalización?



Alma en pena centra su venta en España pero también vendemos en el extranjero, llegando a ser el 50% de nuestra facturación. La internacionalización empieza con la llegada de la crisis a nuestro país, donde el mercado se vuelve un poco ‘loco’ y decidimos ir a la feria del calzado de Milán a presentar nuestro producto. Al ser una feria internacional acuden personas de todos los países que te pueden conocer.



Por ello, hemos conseguido crecer en Alemania, Francia e Italia y otros países de Europa.  Ahora mismo nos encontramos haciendo ferias en Alemania e intentando entrar en el mercado estadounidense.



img10.jpg



¿A través de qué canales de venta comercializa su calzado Alma en pena?



El principal y más importante para nosotros es el representante de marca. En cada país tenemos un representante, quien es el que realmente conoce cómo funciona el mercado y su zona de ventas. También vamos a comenzar con la venta online en breve.



¿A qué tipo de clientes os dirigís?



Nuestro perfil de cliente son mujeres de nivel medio-alto, una mujer actual, moderna, estudiante o trabajadora. El target de edad está entre los 25 y 45 años.



¿En cuántos puntos de venta está presente Alma en pena?



Esta temporada estaremos en más de 1.500 puntos de venta.



¿Por qué es diferente Alma en pena frente a su competencia?



Porque hemos sabido encontrar un nicho, tanto en precio como en estilo, muy determinante que hace que seamos diferentes a los demás.



Claves del éxito de Alma en pena



Residen en la diferenciación y por las personas a las que nos dirigimos.