SEPA requiere utilizar los códigos de cuenta IBAN y recoger las autorizaciones de cobro para los recibos

Adáptate a la normativa SEPA y aprovecha la zona europea de pagos

La normativa SEPA, que hace igual de rápido, sencillo y económico realizar una transacción bancaria con otro país de la UE, entra en vigor el 1 de febrero. Las empresas y autónomos deben realizar la transición en su facturación y sistemas informáticos a esta nueva regulación, que establece nuevos códigos para las cuentas bancarias y nuevos procedimientos. Para evitar que sus pagos y cobros se bloqueen, la Comisión Europea ha propuesto un periodo transitorio de seis meses en que se podrían seguir aceptando pagos fuera de este nuevo sistema.

Adáptate a la normativa SEPA y aprovecha la zona europea de pagosAdáptate a la normativa SEPA y aprovecha la zona europea de pagos
  • linkedin
  • google+

¿Qué es la normativa SEPA?

La normativa SEPA (zona única de pago en euros) es una apuesta de la Unión Europea para unificar el sistema de pagos en euros en todas las transacciones bancarias, de forma que estas operaciones sean igual de sencillas y tengan los mismos costes y tiempos de ejecución independientemente de si son nacionales o internacionales.

Para ello, establece instrumentos de pago –transferencias, adeudos bancarios y pagos con tarjeta- con unos estándares comunes, de forma que se eliminan las diferencias entre transacciones nacionales y transfronterizas dentro de los 28 países de la UE, además de Islandia, Liechtenstein, Mónaco, Noruega y Suiza.

¿Hasta cuándo tengo para adaptarme?

El Banco Central Europeo (BCE) ha comunicado que la migración finalizará el 1 de febrero por lo que todos los usuarios de transferencias y adeudos deberán haber completado la transición en esa fecha. Con todo, la Comisión Europea propuso el pasado 9 de enero un periodo transitorio de seis meses en que se podrían aceptar pagos y cobros fuera de la norma SEPA. Esta propuesta deben aprobarla el Consejo y el Parlamento Europeo.

¿Qué tipos de instrumentos de pago prevé?

Transferencias. Pueden hacerse de empresa a empresa o autónomo y entre particulares. El código CCC de la cuenta deja de utilizarse, ya que se usará el IBAN, que se compone por dos caracteres alfabéticos que representan al país (ES) y dos números de control, seguido por el número de cuenta CCC actual. También debe consignarse el BIC, el identificador internacional de la entidad bancaria. El concepto de pago, que hasta ahora podría tener 70 caracteres, se amplía a 140 caracteres.

Adeudo directo básico. Son recibos cruzados entre empresas y con autónomos y particulares. Se requiere la existencia previa de un documento que recoja el consentimiento expreso para realizar cargos en la cuenta. Es obligatorio hacer constar el IBAN y el BIC. Los adeudos deben presentarse entre 14 y 2 días antes del vencimiento. El plazo de devolución es de 8 semanas –para operaciones autorizadas- y 13 meses –en caso de operaciones no autorizadas-.

Adeudo directo B2B. Son recibos a girar únicamente entre empresas y entre empresas y autónomos. Se requiere el consentimiento previo por parte del cliente. Se debe hacer constar el IBAN y el BIC. Todos los pagos se presentan entre 14 y 2 días antes del vencimiento. Una vez autorizado y realizado el adeudo, el deudor no puede reclamar el reembolso. Solo es posible la devolución en caso de operaciones no autorizadas –con un plazo de 13 meses-.

¿Cuáles son los beneficios para mi empresa?

El jefe de Tesorería de Gedesco, Juan Núñez, explica que la normativa SEPA aporta seguridad tanto al banco emisor y receptor, a quien gira un pago y al cliente final ya que el sistema tiene por objetivo “evitar devoluciones”. “Da mucha importancia a disponer de una autorización firmada por el cliente con el mandato de pago”, añade.

Otra ventaja para las empresas es la simplificación de los pagos y cobros, así como la reducción de costes y tiempos para realizar transacciones entre los países implicados –toda la UE, incluido el Reino Unido- y cinco países europeos más. Los gastos y el tiempo de ejecución son los mismos que para entidades nacionales.

¿Cómo debo adaptarme?

  • Debes solicitar el IBAN de los clientes, proveedores y trabajadores para poder enviarles transferencias y recibos con el nuevo sistema antes del 1 de febrero.
  • Adapta todos los documentos comerciales –facturas, cheques, sistemas de pago online- para adaptarlos a la nueva normativa.
  • Tendrás que recoger la autorización firmada de todos los clientes a los que vas a girar recibos y mantenerlos archivados.
  • Actualiza los ficheros y archivos de envío masivo de órdenes de cobro de la empresa para incluir los nuevos códigos IBAN y BIC. Deberás utilizar el cuadro 19-14 para los recibos y el cuadro 34-14 para las transferencias. Puedes tener que cambiar los sistemas informáticos de tu empresa.

¿Cuáles son los principales problemas en el cambio a SEPA?

El jefe de Tesorería de Gedesco, empresa que también está realizando la transición a la normativa SEPA, explica que la principal fuente de problemas para las empresas será “recoger todas las autorizaciones para poder girar recibos a sus clientes”.

Además, realizar envíos masivos obliga a “adapta los sistemas informáticos para poder generar los ficheros con las estructuras que se necesitan para que las entidades bancarias los ejecuten”, añade Núñez.