Después de adjudicarse trabajos del AVE de California

ACS hará obras en el metro de Nueva York por 380 millones de euros

ACS realizará obras en el metro de Nueva York con un nuevo contrato de 380 millones de euros que se ha adjudicado. La constructora española realizará los acabados arquitectónicos, estructurales, mecánicos y eléctricos para el intercambiador de pasajeros entre el nivel inferior de la estación de Grand Central y la línea hacia Long Island, actualmente en construcción.

ACS hará obras en el metro de Nueva York por 380 millones de eurosACS hará obras en el metro de Nueva York por 380 millones de euros
  • linkedin
  • google+

Estas obras forman parte del proyecto que conecta las líneas de Long Island Rail Road de Queens con la estación terminal de Manhattan, conocido con el East Side Access. Además suponen el siguiente paso tras los trabajos de excavación de cavernas, de los accesos a los túneles y estructuras que ACS ya ha realizado en ese proyecto.

En total, ACS acumula contratos en el proyecto East Side Access por valor de 1.650 millones de euros. La constructora que preside Florentino Pérez lleva realizando tareas de construcción para el metropolitano neoyorkino desde 2005.

Con estos trabajos, el metro de Nueva York logrará aumentar la capacidad y reducir los tiempos de viaje para los habitantes de Long Island y Queens que acuden a trabajar a Manhattan.

Otro gran contrato en EEUU

De este modo, ACS sigue ganando peso en el mercado de infraestructuras de Estados Unidos, en el que en los últimos meses se ha adjudicado trabajos especialmente significativos. Es el caso del AVE de California, el primer tren de alta velocidad que se construirá en el país, y en el que el grupo español construirá un tramo de 105 kilómetros de longitud entre las ciudades de San Francisco y Los Ángeles. Estas obras están valoradas en 965 millones de euros.

Además, la constructora que preside Florentino Pérez logró el pasado mes de diciembre una adjudicación por 234 millones de euros para la construcción de dos autopistas en Carolina del Norte y de una carretera en Ohio por 335 millones de euros.