7 precauciones a la hora de abrir un local comercial

Cuando queremos alquilar un local comercial para desarrollar nuestra actividad, nos enfrentamos a una importante decisión desde el punto de vista empresarial y económico. Por ese motivo, es necesario tomar una serie de precauciones que eviten que con posterioridad lamentemos no haber tenido en cuenta aspectos fundamentales.

7 precauciones a la hora de abrir un local comercial7 precauciones a la hora de abrir un local comercial
  • linkedin
  • google+

Te proponemos los siguientes aspectos a tener en cuenta antes de decidirte por alquilar un local para ubicar tu negocio:
 

  1. Busca y compara.

La búsqueda de un local adecuado, es un trabajo que puede resultar tedioso pero es necesario, porque va a ser fundamental que el local que elijamos sea el apropiado en todos los aspectos. Para la búsqueda podemos servirnos de páginas web especializadas como idealista, mil anuncios etc., y también podemos solicitar la ayuda de una consultora inmobiliaria especializada en locales comerciales, aunque en este caso nos debemos asesorar adecuadamente del coste del servicio.

Una vez que tengamos varias opciones posibles de locales a alquilar, hay que comparar precios, ubicación, ventajas y desventajas etc. de forma que nuestra elección se adecúe mejor a nuestras expectativas y a nuestro negocio.
 

  1. Ubicación.

La ubicación de un local comercial puede ser un factor decisivo para su éxito o su fracaso. Por ello es muy importante informarse de cuál puede ser el mejor lugar para ubicar nuestro local. En este sentido, dependiendo del tipo de negocio que queramos abrir, nos interesará estar en una calle muy transitada o no, o nos interesará estar junto a la competencia o no. Es decir, se deben tener en cuenta muchos factores, pero sobre todo, deberemos pensar dónde están nuestros clientes.


 

  1. Propietario.

Una vez que elijamos el local a alquilar, es aconsejable realizar averiguaciones sobre el propietario, si es una persona física o jurídica, qué tipo de empresa es etc. Para ello podemos servirnos de los Registros Públicos, como el Registro de la Propiedad para solicitar una nota simple del local donde figurará la superficie, características, y el titular; y el Registro Mercantil, donde podemos solicitar una nota simple de la sociedad propietaria para averiguar su denominación, domicilio, apoderados etc.
 

  1. Licencia.

Un aspecto importantísimo para nuestra actividad es averiguar si el local que hayamos elegido puede ser destinado a la actividad que queremos desarrollar. Para ello, podemos solicitar los servicios de un técnico que nos asesore sobre las características técnicas del local y todos los aspectos técnicos relevantes. Además, deberemos acudir al Ayuntamiento que corresponda para informarnos de la posibilidad de obtener la licencia relativa a la actividad que deseamos desarrollar en el local.
 

  1. Estado del local.

Es muy habitual a la hora de alquilar un local comercial, que se tengan que realizar obras para adaptarlo a la actividad. En este sentido, es esencial recabar la ayuda de un técnico especializado que nos indique qué obras hay que realizar y el coste que pueden tener.
 

  1. Comunidad de propietarios.

Otra precaución importante a la hora de alquilar un local es solicitar los Estatutos de la Comunidad de Propietarios, para conocer si en los mismos existe alguna norma que impida el desarrollo de alguna actividad. En algunos casos, hay estatutos de comunidad que prohíben determinadas actividades, generalmente suelen ser las relacionadas con la hostelería, debido a los olores y al ruido que suelen producir los bares y restaurantes.

Los Estatutos de Comunidad se pueden solicitar en el Registro de la Propiedad que corresponda según la ubicación del local.
 

  1. Verificación del contrato de arrendamiento.

Una vez realizado todo lo anterior, llega el momento de verificar que todo lo que hemos pactado con el propietario, se encuentra recogido en el contrato de arrendamiento y que el contenido del contrato de arrendamiento se adapta a nuestros intereses. Para ello es esencial asesorarse con un abogado especializado en temas inmobiliarios y en contratos de arrendamiento, para que nos indique la mejor forma de plasmar los pactos alcanzados, de forma que nuestros intereses queden protegidos.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.