7 claves a tener en cuenta a la hora de firmar un contrato de franquicia

La firma de cualquier contrato es algo que requiere nuestra mayor atención. Pero cuando se trata de una franquicia, estamos hablando de un negocio en el que vamos a invertir mucho dinero y tiempo, por lo que es necesario asegurarse de que valoramos adecuadamente lo que estamos firmando.

firmar un contrato de franquicia7 claves a tener en cuenta a la hora de firmar un contrato de franquicia
  • linkedin
  • google+

Un contrato de franquicia se puede definir como aquel contrato por el que una empresa (franquiciadora) cede a otra (franquiciada) a cambio de una contraprestación económica, el derecho de explotación de un sistema propio de comercialización de productos o servicios.

En cuanto al contenido del contrato de franquicia, aunque se trata de un contrato que varía en cada supuesto, es necesario tener en cuenta una serie de aspectos básicos que son los siguientes:   

1.- Canon de entrada y royalties.

Tal y como señalábamos anteriormente, el derecho de explotación de un sistema de comercialización de productos o servicios, se cede a cambio de una contraprestación económica.  Dicha contraprestación económica está compuesta por dos elementos:

 

  • Canon de entrada. Es el precio que se paga por la adhesión a la franquicia y su importe varía de unas franquicias a otras.  Actualmente algunas franquicias ya no lo exigen.

 

  • Royalties. Constituyen un porcentaje de participación del franquiciador sobre los beneficios que obtenga el franquiciado.

En muchas ocasiones el franquiciador se ocupa de la publicidad, por lo que se exige el pago de un importe para cubrir ese gasto.

Por lo tanto, con anterioridad a la firma del contrato es necesario asegurarse de qué cantidades hay que abonar, ya que por lo general se realizan inversiones importantes por parte del franquiciado en el local etc. y el pago de estas cantidades al franquiciador es un coste elevado. No obstante, a veces el hecho de pagar un canon de entrada compensa cuando se trata de una marca de reconocido prestigio.

2.- Know how.

El know how o saber hacer es uno de los elementos esenciales de cualquier franquicia. Está compuesto por los conocimientos que ha ido adquiriendo el franquiciador en base a su experiencia y que se refieren a la explotación del negocio.

Esos conocimientos deben ser transmitidos al franquiciado mediante la formación y asesoramiento técnico por parte del franquiciador. En el contrato de franquicia se debe regular cómo se va a dar esa formación  y ese soporte técnico.

Además el franquiciador debe aportar la marca de su producto o servicio, los signos distintivos y demás derechos de propiedad industrial:

  • Marca.
  • Nombre comercial.
  • Patentes.

En este sentido el franquiciado debe ser autorizado por el franquiciador para utilizar todos los derechos de propiedad industrial que detente. El franquiciado, por su parte, deberá asegurarse de que el franquiciador posee los derechos de explotación de la franquicia en España.

3.- Aprovisionamiento de suministros.

Muchas franquicias obligan a que la compra de los suministros se realice en exclusiva al franquiciador. Esto a veces supone pagar un precio más alto por los productos, por lo que es necesario asegurarse del precio de los productos en el mercado antes de firmar el contrato y hacer una comparativa.

Además se debe regular la garantía del franquiciador de proporcionar un suministro adecuado.

4.- Duración del contrato.

La duración del contrato de franquicia debe ser amplia para permitir que el franquiciado recupere su inversión. Lo habitual son 4-5 años. Los contratos de franquicia relativos a servicios de restauración suelen tener duraciones más largas debido a que se realiza una inversión mayor.

5.- Cesión del contrato.

Los contratos de franquicia se otorgan al franquiciado por sus cualidades personales, por lo que generalmente está prohibida la cesión del contrato.

6.- Penalizaciones por incumplimiento.

El incumplimiento del contrato de franquicia por el franquiciado puede conllevar, si el contrato así lo regula, la resolución del contrato por parte del franquiciador y la imposición de penalizaciones al franquiciado.

Debido a la gran inversión que realizan los franquiciados es necesario regular un plazo para que el franquiciado pueda subsanar el incumplimiento.

7.- Exclusividad.

Al franquiciado se le suele reconocer una exclusividad territorial en una determinada zona por lo que en el contrato de franquicia se debe especificar claramente cuál es esa zona y las condiciones de esa exclusividad.

Como  contraprestación el franquiciado generalmente se obliga, a no desarrollar un negocio en ese territorio que sea competencia del franquiciador.

En cualquier caso, ante la firma de un contrato de franquicia, lo más aconsejable es acudir a un abogado especializado que nos pueda asesorar de todos los aspectos legales a tener en cuenta para que podamos tener la seguridad jurídica necesaria a la hora de firmar el contrato de franquicia.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.