7 claves para la renegociación de un contrato con proveedores o clientes

La renegociación de un contrato es una situación muy habitual entre empresas. En ocasiones cambian las circunstancias y llega el momento de adaptar el contrato a la realidad. Hoy te proponemos 7 claves para que en la renegociación con tus proveedores o clientes de un contrato logres tus objetivos.

7 claves para la renegociación de un contrato con proveedores o clientes7 claves para la renegociación de un contrato con proveedores o clientes
  • linkedin
  • google+

Por lo general, cuando renegociamos un contrato podemos sentirnos en una situación comprometida porque tenemos confianza con nuestro proveedor o cliente, pero vamos a tener que defender nuestros intereses a la vez que ellos defienden los suyos.

Empieza por lo esencial: define tu objetivo en la renegociación

Antes de comenzar la renegociación es esencial que fijes qué quieres lograr y cuáles son tus límites. Por ejemplo, si deseas subir el precio de los servicios que le cobras al cliente deberás establecer cuál es el límite por debajo del cual no deseas trabajar.

Piensa en las objeciones que puede poner tu proveedor o cliente

Antes de comenzar a renegociar es preciso que pienses con detalle en las objeciones que pueda ponerte tu proveedor o cliente para dar una solución. Siguiendo el caso anterior, si deseas aumentar el precio los servicios que prestar a un cliente, éste puede objetar que es demasiado caro y tú puedes poner en evidencia el valor que aporta tu empresa frente a la competencia.

Ponte en el lugar de la otra parte

Tanto durante la preparación de la renegociación como en el momento en que estés sentado a la mesa con la otra parte para hablar y negociar, es preciso que te pongas en el lugar del otro, que le entiendas, que preveas en qué aspectos se podría sorprender.

Si pides una cosa, ofrece algo a cambio

En base a las objeciones que hayas pensado que te puede plantear el cliente o proveedor puedes pensar en lo que les puedes ofrecer a cambio. Si deseas reducir el precio que le pagas a un proveedor puedes ofrecerle un contrato más a largo plazo, por ejemplo. Se trata de que todas las partes de la renegociación ganen algo.

Aprende a gestionar tus emociones

En muchas ocasiones en el ámbito laboral nos dejamos llevar por nuestras emociones y nos tomamos comentarios de otros como algo personal. En los procesos de renegociación es preciso tener un control de las emociones, reconocer cómo nos sentimos y controlar la forma en la que reaccionamos, sin perder de vista cuál es nuestro objetivo.

Escucha atentamente a la otra parte de la renegociación

En las negociaciones y renegociaciones tendemos a fijarnos un objetivo e ir directos hacia él sin escuchar las objeciones que la otra parte nos pueda poner. Es imprescindible escuchar y hacerlo de forma activa, fijándonos no solo en las palabras, sino también en todas las cosas que la otra parte no nos dice.

Esta escucha nos permitirá conocer mejor a nuestro interlocutor y saber qué es lo que quiere, cuál es su objetivo.

Plasma el acuerdo por escrito

Una vez que has alcanzado un acuerdo con la otra parte es importante que se plasmen las condiciones pactadas por escrito y que se firme el contrato por ambas partes. De esa forma se logra una seguridad jurídica.

 

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.