5 formas de relajarte para superar la vuelta a la oficina

La vuelta a la oficina tras las vacaciones ha sido durísima y ahora que se avecina el otoño y luego el invierno, acudir al trabajo se hace cada vez más difícil, nos ponemos nerviosos con la cantidad de tareas que tenemos que hacer cada día y no encontramos un momento para relajarnos.

5 formas de relajarte para superar la vuelta a la oficina5 formas de relajarte para superar la vuelta a la oficina
  • linkedin
  • google+

Seguro que tu despertador suena muy pronto por la mañana, has dormido poco y te cuesta mucho levantarte, desayunas rápido o no desayudas, preparas a tus hijos, les llevas al colegio, te metes en un atasco, y después de, al menos, una hora llegas al trabajo y en cuanto abres el ordenador ves cien correos sin abrir y una convocatoria de una reunión para dentro de media hora. ¿Te suena de algo todo eso?

Relájate y respira

Muchos de nosotros trabajamos horas y horas en un escritorio frente a un ordenador y nos cansamos. Es complicado desconectar, aunque sea un momento, pero también es esencial descansar cada dos horas, relajarnos y respirar.

Levántate, date un paseo fuera de la oficina o dentro si no puedes salir, de unos 15 minutos, respira profundamente 10 veces y relaja tu cuerpo.

Haz de tu puesto de trabajo un sitio agradable

Nuestro puesto de trabajo suele ser bastante impersonal, con un simple ordenador, algún archivador una mesa y una silla. Para sentirte más relajado en tu puesto de trabajo, puedes colocar algún objeto que te guste y que te haga sentir bien o alguna foto.

No se trata de empapelar tu sitio con un montón de fotos o de llenarlo de cosas que te gusten sino simplemente darle un toque más personal.

 

 

No intentes hacer todo a la vez

Seguro que en más de una ocasión has abierto el correo, has empezado a escribir un mensaje, te han llamado, has cogido el teléfono y se ha acercado alguien de tu oficina a preguntarte algo y has interrumpido un momento la llamada para contestar. Estas situaciones generan mucho estrés

Para evitar ese estrés lo mejor es planificar lo que vas a hacer cada semana con antelación y no intentar hacer todo a la vez. Reserva un momento cada día para mirar el correo o para atender o devolver llamadas, de esa forma conseguirás relajarte.

Visualiza algo agradable

Tómate un momento para visualizarte tumbado en una playa disfrutando del sol y de tu bebida preferida o sentado en una montaña mirando un bosque y un lago. Piensa en un momento agradable, en tu sonrisa en ese instante, en cómo huele, en quién te acompaña. Esa imagen te ayudará a relajarte y a sentirte mejor cada día.

Haz planes

Una buena idea para recuperar la ilusión y para trabajar con ganas es planificar algo que te apetezca hacer. Puede ser un viaje, una cena con amigos, ir a ver una película al cine, conocer a gente nueva, apuntarte a un curso.

Elige lo que más te apetezca hacer, comienza a elaborar planes para hacerlo realidad. No esperes a nada ni a nadie y actúa.

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.