10 claves para diferenciarse de la competencia

Diferenciarse de la competencia puede ser muy fácil de decir, pero en la práctica es complicado, tanto si eres una startup, como si eres una pequeña, mediana o gran empresa. ¿Nos diferenciamos por ser los únicos, por ser los más baratos o por ser los mejores?

10 claves para diferenciarse de la competencia10 claves para diferenciarse de la competencia
  • linkedin
  • google+

Uno de los aspectos fundamentales de cualquier plan de negocio cuando nos planteamos emprender un nuevo proyecto, es la propuesta de valor, aquello por lo que nuestro cliente está dispuesto a pagar. Para ello nos tenemos que hacer dos preguntas fundamentales:

¿Qué le podemos dar a nuestro cliente que no le dé nuestra competencia?

¿Cuál es el valor de nuestro producto o servicio?

Por lo tanto, ser diferente a tus competidores es algo más, y esa diferencia será la que suponga el éxito de tu negocio y le dé valor de tu empresa. Podemos identificar 10 claves básicas para diferenciarse de la competencia.
 

  1. Valor.

En el mercado y frente a la competencia, no basta tener los productos más baratos o los mejores, debemos aportar un valor, algo que haga único a nuestro producto o servicio, a nuestra empresa. Ser único implica no seguir los convencionalismos o el camino que siga nuestra competencia, sino hacer nuestro propio camino. No debemos pensar en lo que tradicionalmente funciona o no, sino en algo nuevo. Para ello es necesario olvidarnos de lo que sabemos y salir a la calle, al mundo real, para comprender las necesidades de nuestro cliente, qué quiere y qué necesita.
 

  1. Comunicación.

Para que una empresa sea diferente, tiene que comunicar de forma diferente. Actualmente con las nuevas tecnologías, el uso de las redes sociales etc. existen multitud de canales de comunicación y muchas opciones para comunicar de forma sorprendente y distinta.
 

  1. Fidelización.

No sólo se trata de captar clientes, sino de que los clientes que ya tenemos sigan comprando nuestros productos y servicios y los recomienden a otros. Es decir, se trata de fidelizar a los clientes.


 

  1. Sencillez.

Se tiende a hacer las cosas cada vez de forma más simple, porque los clientes las captan mejor. Por lo tanto, simplifica tus mensajes, tus productos y acércate cada vez más a lo que tus clientes necesitan.
 

  1. Responsabilidad social corporativa.

Los clientes valoran mejor a las empresas que son respetuosas con el medio, no sólo se trata de las políticas de las empresas sino de los productos o servicios que prestan.
 

  1. El cliente es la clave.

Tal y como sostiene Juan Roig, presidente de Mercadona, el cliente es el jefe. Y así es, el cliente es la clave, cualquier decisión que tomemos en la empresa tiene que estar basada en lo que el cliente quiere.
 

  1. Motivación.

Es necesario también en ocasiones dirigir la motivación del cliente en la dirección adecuada, para desarrollar nuevas estrategias y nuevos productos.
 

  1. Gestión de las crisis.

Cuando se produce una crisis en una empresa, es muy importante gestionarla adecuadamente, dando una respuesta sólida y de confianza a los clientes afectados. Para ello, es necesario, establecer un protocolo para casos de crisis que fije claramente los pasos a seguir y los responsables de cada aspecto de la crisis.
 

  1. Big Data.

Presenta muchas posibilidades y abre una gran cantidad de oportunidades para estudiar la información y manejar datos.
 

  1. Colaboración empresa-cliente.

Se trata de buscar siempre la forma de colaborar entre la empresa y el cliente para favorecer la sinergia entre ambos. Por ejemplo, IKEA favorece que sus clientes monten sus muebles para poder reducir los costes de los productos.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.