• linkedin
  • google+

El principal objetivo de estos mecanismos es luchar contra el "dumping", una práctica que se produce cuando el precio de un producto vendido en la UE se sitúa por debajo de su tarifa en el país de origen, y contra los subsidios a las importaciones, con vistas a que se restaure la igualdad de condiciones entre todas las partes, indicó la CE.

La propuesta legislativa de la CE prevé que se informe a las empresas sobre cualquier medida provisional antidumping o antisubsidios dos semanas antes de que sean impuestas.

También prevé que se reembolse a los importadores los derechos percibidos durante un ejercicio de revisión de medidas de defensa comercial en vigor, si concluye que no hay razón para mantenerlas más allá de cinco años.

Además, contempla que la CE pueda iniciar investigaciones por sí misma cuando detecte algún riesgo, sin necesidad de una petición oficial de la industria, o que disuada a otros socios comerciales de cometer prácticas desleales al imponer derechos mayores a importaciones procedentes de países que conceden subsidios injustos y crean distorsiones estructurales en su mercado de materias primas.

En esos casos, la UE usaría su derecho -según las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC)- de imponer aranceles adicionales equivalentes al margen de "dumping" o subsidios, y no sólo los "estrictamente necesarios" para reparar el perjuicio causado a la industria europea, como ocurre actualmente.

La CE indicó que estas iniciativas legislativas deben recibir el visto bueno del Consejo de la Unión y el Parlamento Europeos para que puedan salir adelante, y apuntó que "probablemente no se convertirán en leyes antes de 2014 ".