• linkedin
  • google+

El consumo cementero en España en 2012 ya había caído un 34 % en 2012 hasta contabilizar 13,5 millones de toneladas, una bajada que representó el mayor descenso porcentual experimentado por el mercado doméstico español a lo largo de su historia.

En este contexto, la agrupación de fabricantes de cemento de España califica de "desalentadoras" las cifras, afectadas por la paralización en la edificación, el "drástico" recorte de las inversiones en infraestructuras por parte de las administraciones y la caída de la licitación de obra pública.