Trump una oportunidad para Putin

El clima enrarecido e imprevisible que supone la llegada de Trump, podría suponer beneficios para Rusia

Trump una oportunidad para PutinTrump una oportunidad para Putin
  • linkedin
  • google+

La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca puede suponer una oportunidad de revertir las malas relaciones actuales entre EE.UU. y Rusia.

Una oportunidad para Rusia importante

El 25 de octubre de 2017 se cumplirá un siglo del asalto al Palacio de Invierno de los zares en San Petersburgo. Nada haría más feliz a Vladimir Putin que tener a su lado en esta ceremonia al presidente estadounidense.

Esto significaría que, a pesar del deterioro en las relaciones bilaterales que se ha sufrido desde la presidencia de George Bush, que se encargó de romper unilateralmente los límites de los misiles de 1972 para instalar el famoso escudo hoy desplegado después de la modificación por Obama, su apuesta por el presidente más prorruso en la historia de EE.UU. ha merecido la pena.

Los primeros pasos, con invitaciones al equipo de Trump. Una reunión entre los dos presidentes es el primer objetivo. Todo el mundo es consciente de las dificultades de que este flirteo pase a ser una relación sólida. Putin quiere que se levanten las sanciones por la ocupación de Crimea y de dos regiones del este de Ucrania, el respeto de sus intereses en materia de seguridad en Siria y que se reconozca una esfera de influencia en su periferia occidental ex soviética.

Realmente no se sabe por dónde puede tirar Trump. De momento conocemos sus descalificaciones reiteradas a la OTAN, llamándola “organización obsoleta” y sus pronósticos de que la UE se romperá este mismo año, así como el apoyo público al Brexit y al controvertido Frente Nacional de Marine Le Pen, dos de las fuerzas que más daño han hecho a la UE en los últimos tiempos.

En declaraciones al Wall Street Journal, incluso Trump se ha ofrecido a levantar las sanciones a Rusia si el Kremlin colabora a la hora de luchar contra el terrorismo. La política exterior no suele ser prioritaria en las transiciones presidenciales estadounidenses, pero no estamos en tiempos normales y Rusia, tenga razón o no, es uno de los focos principales de tensión entre la saliente Administración Obama y la entrante de Trump.

En la actualidad solo un 10% tiene una opinión favorable de Rusia, lo que prueba la poca influencia de la política exterior. El bombardeo día a día de noticias negativas sobre las acciones del Kremlin en la última década, han ayudado a ello.

El grave deterioro de las relaciones con Rusia y China es una amenaza para l seguridad internacional que la del terrorismo de origen islámico. Desde tiempos de la guerra de Corea, las fuerzas de Rusia y Estados Unidos no actuaban en el mismo espacio en posiciones enfrentadas.

 

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.